VACÍO INTERIOR, pérdida de sentido, ánimo y energía SIN CAUSA APARENTE

Algunas personas llaman “vacío interior” a la ausencia de ánimo, sentido y energía. Parece que como si, por alguna desconocida razón, algo se hubiese apagado dentro de uno y no podemos conectar con los demás, estamos distraídos y poco participativos y concentrados, resolvemos las labores cotidianas mecánicamente, sin estar realmente ahí. En estos momentos hay una sensación de ausencia y pesadez combinada con ciertos sentimientos de tristeza. Parece que nada nos llena. Si te sientes así es importante que atiendas estos avisos de tu alma para que no se conviertan más tarde en enfermedades y otras sentimientos más decadentes.Causas del vacío interior

Causas del vacío interior:

  • Exceso de estrés o preocupaciones acumuladas.
  • Una falta de confianza en uno mismo o en la vida.
  • Tener experiencias pasadas no comprendidas y entendidas, lo que causa además una sensación de pesadez.
  • No sentirse lo suficientemente bueno, querido, amado.
  • Vivir queriendo complacer, ayudar y dar a los demás y dejarse al último.
  • Importa mucho la opinión ajena, vivir para la imagen.

Síntomas:

  • Pérdida de ánimo y desgano profundo.
  • Desconexión con uno y los demás.
  • Sensación de pesadez.
  • Mucho cansancio y sueño.
  • Personas enfermizas y con dolores sin causa aparente.
  • Sensación de que nada importa o vale.
  • Sentimientos de tristeza o depresión.
  • Irritabilidad e intolerancia sin motivo.

¿Qué hacer?

Lo primero que hacer cuando se siente un vacío interior no será buscar la parte acongojada o debilitada, sino la fuerza y sentido que se ha desconectado de nosotros. Esa fuerza, esa energía y sentido se llama como tu, es lo que tu eres. Así que hay que encontrar a … y aquí puedes poner tu nombre.

Hay que encontrar donde anda …

Donde andas tú.

Lo que tu eres: la semilla de tu sentido y fuerza

Había una persona que tenía un hogar espantoso, deudas por todos lados, mala salud y no tenía trabajo. Y había otra persona que tenía un hogar estupendo, una casa bellísima y el dinero y salud no faltaban. Ambas personas salieron un día de casa porque sentían ese vacío interior. Llegaron a un parque y se sentaron a meditar en porque se sentían tan desconectadas.

Una de ellas pensó: ¿Por qué, si lo tengo todo, siento que no tengo nada?

Y la otra pensó: ¿Porque tengo tantos problemas y tan poca suerte, y nada sale bien?

Entonces escucharon una pregunta:

– ¿Dónde estas?

Y miraron entonces que aquella pregunta provenía de un pequeño lago que había cerca de ellos. Ambos hombres se acercaron intrigados al lago, y se miraron, y al hacerlo se espantaron de no ver ningún reflejo ahí.

Pero uno de esos dos hombres, en lugar de salir corriendo como el otro, se acercó al lago, meditó en la pregunta y entonces  observó ahí en el lago escenas de su vida. Lo primero que vio fue que nunca realmente estaba donde pensaba estar, es decir,  que estaba por lo general en el futuro, preocupado por ser, tener y hacer, preocupado por no perder, observó sus pensamientos y miró cuanto le importaba el que dirán los demás y cómo se esforzaba por quedar bien con este y el otro siendo y haciendo cosas que a veces no sentía ni quería. Este hombre notó que nunca estaba presente y más bien vivía ausente, ausente de lo que realmente era y quería.

A este hombre le llegó la inspiración mirando el lago, quiso ver más y notó que durante muchos años había mantenido relaciones sin importancia, y que realmente le costaba mucho llegar a una verdadera intimidad hasta con su pareja, le daba vergüenza que ella le viera llorar y que notara su debilidad, aunque bueno, ella realmente ya lo sabía, sabía de su debilidad.

Este hombre se vio siempre de prisa, siempre haciendo algo, intentando algo, y quiso ver más y más, y por fin miró en el lago su mayor miedo: el miedo a fracasar. Temía tanto no poder ser lo que soñaba ser, tanto para el como para los demás, que sentía que si bajaba el ritmo de su acelerada y alocada vida, perdería el ritmo del éxito y fracasaría. Miró sus pensamientos más profundos, y notó que sentía que si no corría lo suficientemente rápido, vendrían personas mejores y más competentes y lo alcanzarían y rebasarían. El hombre observó en el lago como su mente lo acosaba, y como no tenía ningún dominio sobre su vida, siempre se sentía perseguido por la idea de ser y tener, lleno de deberes, de voces que no eran las de él, y de la tonta idea de luchar y luchar en la vida y tener muchas metas.

Este hombre vio como estaba perdiendo de la vida sin estarla viviendo, alejado de su sencillez y poder, y lloro profundamente.  Y entonces, empezó a aparecer su reflejo en el lago. Por fin se vio. Estaba presente.

Creencias y vacío interior

Las creencias acerca del éxito y de lo que debemos ser, y la forma en como hemos sido programados para vivir la vida y resolverla, es la causa más profunda del vacío interior, por lo que para empezar una conexión con nosotros hay que empezar una nutrición interior, es decir, reconectarse con la sinceridad dentro de uno, y sobre todo entender como alejarse de creencias viejas que solo nos llevan a distanciarnos de nosotros mismos.

Para esto, te sugiero que cada día,

  • Te des el tiempo para observarte y detectes donde no eres realmente tu, donde finges o dices y haces cosas que realmente no sientes ni eres.
  • Observa que cosas hay en tu rutina que ya no deseas ni te inspiran, y te sientes obligado a hacer y seguir.
  • Te des el tiempo y te observes en tu desánimo y desconexión y te preguntes que cosas has perdido y hasta olvidado que te hacían sentir alegre, feliz y vivo. Puede ser que hayas olvidado sueños, o te sientas atrapado en situaciones que ya no deseas y obstaculizan lo que realmente quieres y eres.
  • Observa donde te tomas la vida tan en serio, al grado de rendirte y apegarte a lo que sientes te dará la paz y felicidad. Recuerda que la vida es un juego, no importa cuanto tengas o no tengas, es un juego, no hay perdedor ni ganador, y no puedes perder nada nunca si tienes tu poder para volver a crearlo. La vida debe ser un momento para divertirse y desafiar habilidades. No pierdas el hilo del asunto. Juega de nuevo a crear lo que deseas y suelta la necesidad de triunfar, suelta el miedo a perder, no hay perdedor ni ganador en este juego, solo haz las cosas que amas cada día: disfruta. Disfruta. Disfruta  tu creatividad, tu cuerpo, lo que te rodea, aprende de lo que te perturba y suelta la necesidad de controlar. Vive presente, y tu ánimo, energía y alegría poco a poco surgirán.
  • Y mira el vídeo que se enlaza para que al dormir puedas recargar tu mente y ayudarte a cambiar creencias que te limitan…

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
18 Comentarios
  1. 9 septiembre 2017
    • 10 septiembre 2017
      • 20 septiembre 2017
      • 22 septiembre 2017
  2. 12 julio 2017
    • 15 julio 2017
  3. 3 junio 2017
    • 9 junio 2017
  4. 26 mayo 2017
  5. 26 mayo 2017
    • 27 mayo 2017
  6. 23 mayo 2017
    • 24 mayo 2017
  7. 22 mayo 2017
    • 24 mayo 2017
      • 24 mayo 2017
      • 25 mayo 2017
  8. 20 mayo 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies