Jóvenes Rebeldes y Agresivos: secretos para guiarlos y ayudarles a crecer

Pensamientos o imágenes indeseables o negativas: aprende a dominarlos con este ejercicio
Si antes los jóvenes toleraban castigos, amenazas y la fuerte autoridad de algunos padres, maestros o adultos, en estos tiempos las cosas son muy distintas. Los niños y jóvenes de ahora son mucho más sensibles y conscientes de muchas cosas que suceden en el mundo y la vida en general, hay mucha información que mediante la tecnología ya es accesible a muy temprana edad, y esto genera mucha confusión que los jóvenes expresan en su inconformidad, su inseguridad, su incapacidad de poderse comunicar o entender un mundo donde las cosas, las experiencias y la vida misma caminan mucho más deprisa que antes y provocan en el joven confusión y una necesidad de entendimiento más profunda que provoca rebeldía e intolerancia cuando no se les guía y da la comprensión adecuada.

La información que un niño recibía hace 50 años, en nada se compara con la información disponible ahora para los niños. Hay muchas experiencias que ahora los niños y jóvenes tienen que vivir y confrontar, tanto en la casa, como en las escuelas e incluso por internet, que ahora es como abrir puertas hacia todo el mundo y todo tipo de experiencias, mentes e información.

Niños y jóvenes más conscientes y maduros

Además de esto, los niños y jóvenes ya no son “los mismos que antes”. Sus almas están mucho más despiertas y son más inquietas, curiosas y exploradoras que antes, porque ya son almas más experimentadas, por lo que la vieja educación ya no es congruente para acompañar su crecimiento y madurez.

¿Por qué ahora los niños o jóvenes se muestran rebeldes, intolerantes y agresivos?

Porque la educación, tanto en casa como en las escuelas, en la mayoría de los casos no da el ancho y no alcanza a cubrir los requerimientos que el alma de un niño o jóven necesita en estos tiempos.

Observa algo importante: cuando algo esta creciendo o aprendiendo realmente, sigue un curso de florecimiento y dar frutos. Cuando el crecimiento y el aprendizaje se frenan, el niño o joven intentara formas de quitarse de encima lo que le impida aprender y avanzar en su evolución, intentara enfrentarse a lo que sea necesario para quitarse de encima lo que no le permite conocerse a sí mismo y que le haga sentirse inseguro, poco valorado o rezagado.

Ser rebelde, intolerante, agresivo: esto lo haría cualquier persona que sienta que algo no le está permitiendo crecer realmente. UN adulto, incluso, lo haría en un lugar u oficina donde no sienta que crezca y más bien se sienta atascado o frenado a madurar su creatividad y poder o no pueda ser lo que realmente desea ser.

Un paso importante: Empatía con los niños y jóvenes

Imagina que tu eres tu hijo, lleno de curiosidad, energía y ganas de entender y descubrir la vida, y cuando te atreves a algo escuchas por ahí cosas como:

 

  • ¡Tienes que hacer caso!”
  • “¡Deberías ser más obediente!”
  • “¡Eres un grosero!… Ahora por eso, no veras tv ni podrás salir a jugar.”

Cuando hablamos así a un joven o niño, lo que estamos haciendo es tratarlo como un robot que puede ser programado a seguir órdenes. Y los niños ni jóvenes son robots, y se enfrentaran y rebelaran ante cualquier insinuación de que no saben pensar ni decidir por si mismos.

 

Recuerda siempre que lo que más desea un niño o joven rebelde es entender lo que siente, vivir lo que se le antoja, y la imposición o frustración de esto mediante castigos solo lo enfadara y generara inseguridad.

Ayúdales a guiarse y a tener limites interiores

La educación en estos tiempos no debe enfocarse a una obediencia sorda o autoritaria, como se ha venido haciendo durante muchos años: “Lo haces porque así debe de ser, porque lo digo yo, y porque así funciona la vida, y a mi así me educaron”. Tampoco debe ser indulgente ni permisiva, porque esto también genera un ser sin limites que no se sabrá auto regular, y será muy inseguro e influenciable por amistades o personas no constructivas, o será rebelde y sin respeto por la autoridad de ningún tipo.

No se debe crear miedo al niño, tampoco enojo que reprima sólo porque no le queda de otra. Un día esa ira saldrá con muchas actitudes desafiantes: gritando, diciendo cosas como “Te odio”, “No me importa”, etc. Pegaran incluso a los adultos, tendrán conductas “raras”, y evasivas, se volverán cínicos. Y si son niños con un enojo pasivo, entonces se volverán muy inseguros, retraídos, dispersos y apegados a una autoridad que les proteja, porque ellos no saben como hacerlo. Algunos tendrán una tendencia a desconectarse de la realidad (baja atención, bajo rendimiento escolar, etc.). Todo esto consecuencia de que no saben como entenderse ni auto guiarse.

Los maestros o psicólogos que aun tienen pensamientos convencionales o viejos respecto a la educación, no sabrán qué hacer con los niños o jóvenes de ahora con almas inquietas por lo desconocido. Les haran muchas pruebas y diran que es su cerebro el que no funciona. Muchos querrán medicarlos. Eso puede sonar muy triste para un niño o joven con un potencial grandioso, sometido a una comprensión pobre de los adultos.

¿Que piensa un niño rebelde o agresivo?

“¿Y por qué lo tengo qué hacer así?… ¿Y por qué eso es “malo”?… ¿Y qué es “malo”?…   ¿por qué habría de hacer lo que tú dices, y no lo que yo quiero?… ¿Por qué tu si puedes perder el control y ser agresivo, y yo no?  ¿por qué tu si puedes ignorar lo que quiero y siento, y yo no a ti?…  Sigues sin prestarme atención realmente… entonces, ¿por qué te sorprende tanto mi déficit de atención? … ¿Vas a medicarme? … sigues evadiendo… ¿por que yo no habria de ser evasivo contigo?… Y puedes seguirme gritando, obligando y castigando… total, me estoy acostumbrando… Y si no ves que lo que estoy aprendiendo es a recibir castigos y a obedecer órdenes, a vivir obligado, entonces, no creo que te importe mucho que yo sea alguien en verdad. No presumas que quieres que yo sea alguien en verdad.”

Un niño rebelde, intolerante o agresivo, lo que esta aprendiendo es a desconectarse.

Cultivo emocional

La educación de ahora tiene que enfocarse en que el joven se comprenda y aprenda sobre todo a pensar or si mismo. Sabías que un joven que aprende a pensar por si mismo es un niño maduro y con una poder de realización más profundo y exitoso? Y para esto tendría que empezar uno por quitarse de la cabeza que uno va a enseñarle al joven como ser y pensar de una forma determinada. Más bien abrir que acompañarlos para que ellos puedan ejercer su propio razonamiento y aprendan a discernir sintiéndose importantes y con capacidad de decidir lo que ellos consideran mejor, apoyados por la visión adulta.

Para cultivar un verdadero carácter y una inteligencia grandiosa, no sólo asociada a lo intelectual, sino a una profundidad espiritual mayor, se requiere cultivar las emociones y la comprensión, que el joven pueda retroalimentarse con o que siente y vive.

Percepción constructiva

Enseñar a pensar, a ser creativo, a solucionar sus propios problemas es la clave. Y lo primero es no juzgar lo que hace el joven, evita hablar con palabras hirientes que lo hagan sentirse poco valioso, frustrado, rezagado o aplastado por el juicio o castigo. Evita decirle “Eres malo” “No entiendes” “Eres un irresponsable”, etc.  Estas palabras estropean la estima del joven y solo provocaran su ira, aislamiento y desconexión con el adulto, y su enojo se ira acumulando hasta que explote con muchas actitudes ya sean gritos, reproches, agresividad, rebeldía, etc., o que se vuelva sumiso y muy inseguro, y que se refugie en alcohol, drogas o amistades no constructivas.

Lo más importante es usar palabras y frases que le ayuden a ver lo que hizo, su causa y su efecto, y que el niño se sienta valioso porque lo pudo ver el mismo y aprendió de ello a ver otras posibilidades que le resulten a su favor. Esto elevara una positiva percepción de si mismo y elevara su seguridad y estima. Así que nada de palabras hirientes, sustituyeras por preguntas constructivas y luego haz que el joven reciba un efecto a sus acciones. Por ejemplo:

Palabras o preguntas de poder para ayudar a pensar al joven:

¿Qué pasaba por tu cabeza cuando hiciste eso? ¿Te sentiste bien contigo mismo? ¿Y ahora, como lo solucionarás? ¿Crees que si haces esto, sería bueno? ¿Qué crees que pasara si haces esto? ¿Qué cosa te haría sentir bien a ti y al otro? ¿Sabes lo que puede ocurrir si sigues haciendo eso? ¿Será algo que desees para tu vida? ¿Te gustaría que alguien te hiciera eso? 

Luego, retro alimenta con tu visión, pero usa un vocabulario amigable, no impositivo ni amenazante, por ejemplo:

  • Bueno, yo considero que si haces esto así podría pasar esto, ¿tu qué crees?
  • Yo ya he vivido mi vida de acuerdo a mis decisiones, pero tu ahora construyes la tuya con tus decisiones. Yo creo que esa decisión no te hará muy feliz porque daña tu cuerpo y te hace dependiente. ¿Tu que opinas? 
  • Bueno. Mientras vivas en esta casa necesitamos aprender a convivir. Así que como no has llegado a las siete, como acordamos, ahora tu mismo decidiste no salir el próximo fin. 
  • Como has roto el vidrio del vecino, ahora necesitas compensarlo con algo, así que puedes barrer su jardín, su patio o tirar su basura.

La magia de la causa y el efecto

Pon limites y di al muchacho que el ya no será castigado, sino que el mismo decidirá si sale o no, de acuerdo a como cumpla. Si no cumple con los acuerdos, el mismo tendrá la consecuencia de no salir el próximo permiso, pero por decisión propia, no por castigo. Aunque parezca lo mismo, el niño se siente mas valorado si se le dice que fue por decisión propia y no por castigo.  el cultivo emocional y opaca el alma inquieta y genuina del niño.

No le soluciones la vida: su vida es de él o ella, no tuya

No corras a solucionar todo lo que le pasa, no corras o soluciones los problemas de la escuela, ni los de sus amigos, los de casa o las tareas. No corras a arreglarle la vida. Lo estás haciendo inútil y dependiente. Y esto enfada a los niños de ahora: sentirse inútiles y dependientes. No decidas por él. No lo castigues ni hables en tono autoritario, porque eso significa que tu eres el que decide su vida, y estas aplastando su inteligencia y poder de decisión. Haz tratos con el. Marca limites amorosos. Se firme; nunca duro. La dureza solo mancilla el carácter espóntaneo, genial y brillante de los niños. Recuerda ayudarles a pensar con preguntas y sugerencias.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 3,67 de máximo 5)
Cargando…
13 Comentarios
  1. 6 marzo 2017
  2. 17 septiembre 2016
  3. 15 octubre 2015
  4. 19 septiembre 2014
    • 19 septiembre 2014
      • 26 septiembre 2014
    • 19 septiembre 2014
  5. 16 septiembre 2014
  6. 13 septiembre 2014
  7. 12 septiembre 2014
  8. 10 septiembre 2014
  9. 10 septiembre 2014

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies