Me Enfermo y Desanimo constantemente: raíz emocional

Si te enfermas constantemente o sientes cansancio, desánimo o dolencias generales en el cuerpo que provocan más bien malestar e incomodidad, debes vigilar y atender la forma en cómo te sientes profundamente, ya que esto puede revelar varias situaciones emocionales que la persona debe considerar y atender para que el cuerpo vuelva realmente a su equilibrio, salud y armonía.

Sistema nevioso débil o enfermo

Causa emocional de la debilidad y enfermedades constantes

Si te enfermas repetidamente de esto y lo otro, o te sientes cansando constantemente y no sabes por qué, y además sientes cierto desánimo y una sensación de estar adolorido y con cierto malestar o incluso tienes síntomas o malestares difusos que no son bien aclarados clínicamente, te sugiero revises que tanto te estás desconectado de ti y te estas exigiendo mucho en la vida, preocupando, etc., pues las fuertes exigencias y preocupaciones, cuando son constantes y de fuerte intensidad, tensan todo el cuerpo, el cual no encuentra descanso y se va desgastando con el tiempo a nivel físico y mental, provocando un fuerte cansancio y todo tipo de enfermedades pues el sistema nervioso e inmune bajan su rendimiento notablemente.

Exigencia severa y tensiones acumuladas

Todos tendemos a exigirnos de alguna u otra forma y tenemos expectativas que cumplir con nuestra vida. Pero a veces, sin notarlo, caemos en actitudes de fuerte severidad con nosotros y somos muy críticos, estrictos y ambiciosos respecto a lo que queremos lograr en la vida, y esto nos hace privarnos de lo esencial, como un buen descanso, diversión, compartir con quienes queremos, comer a las horas necesarias, etc.

Lo que me enferma: aislarme de lo esencial

Cuando lo que anhelamos en la vida rebasa lo esencial, que es el darnos no sólo comida, descanso y diversión, sino comprensión, conocimiento y crecimiento, es entonces que el cuerpo empieza a sufrir fuertes tensiones que se van acumulando y derivando en enfermedades de todo tipo. La tensión de no dormir bien, por ejemplo, es sin duda una de las más destructivas para nuestro cuerpo y sistema nervioso, ya que al no dormir al menos 8 horas diarias, el sistema nervioso se va desgastando notablemente, nuestras células no se reproducen de forma normal, las defensas bajan y todo el cuerpo empieza a caer en una tensión y debilidad que poco a poco derivarán enfermedades y debilidades del sistema nervioso como la ansiedad, intranquilidad, insomnio, etc.

Además, comer descuidadamente, no tener distracciones y no atender nuestros asuntos más cercanos, como lo que nos enoja, nos da inseguridad, nos preocupa, nos hace sentir culpa, etc., es vivir en una fuerte desconexión con nosotros mismos que nos aleja de tener ánimo y alegría por vivir, por lo que, en un intento de recuperar la emoción de la vida, se pueden buscar alegrías o gozos pasajeros como los abusos o vicios en el aspecto sexual, en una forma de comer desproporcionada, en el alcohol, las drogas, el cigarro, en sentirse víctima de la vida, etc. Todos estos pequeños o grandes vicios provienen de la desconexión con uno mismo, y estos vicios van debilitando todos mis sistemas.

El cuerpo revela enfermedades, cansancio, desánimo y dolencias generales cuando en el fondo no estamos felices o satisfechos con nuestra vida, cuando vivimos muy deprisa, preocupados constantemente, con incertidumbre y temores ocultos que se tratan de desvanecer con el hacer y hacer, hay quienes se atan a fuertes exigencias y se vuelven personas frías y competitivas, porque en el fondo tienen miedo a carecer de algo, a no poder, o no ser, hay una fuerte sensación de «que la vida no me vaya a ganar», un fuerte temor de no encontrar la realización, de no poder controlar.

Me enfermo constantemente: Fuerte necesidad afectiva y de apoyo

En el fondo, las personas que se enferman constantemente y sienten profundo cansancio o desánimo es porque en el fondo tienen una gran necesidad de amor, de sentirse abrazados y apoyados, de ser querido y de sentirse importantes respecto a lo que hacen. Esta gran necesidad de amor y de comprensión, mezclada con el miedo a carecer y a no poder, puede volver a la persona dependiente de situaciones que no desea, como trabajos y relaciones que más bien les hacen sentir limitados, pero temen perder por la ganancia involucrada.

Reconexión contigo: regreso a lo esencial

«Ve despacio y con calma pues el único lugar al que tienes que llegar es a ti mismo». Nada más cierto que esta frase. Corremos en la vida buscando muchas cosas allá afuera, como la estabilidad económica, afectiva, personal, etc. pero nos olvidamos de que somos nosotros los creadores de lo que vivimos, y que al aceptar ciertas condiciones de vida y ciertas creencias nos estamos limitando a vivir bajo su poder.

La mente es la que crea nuestra realidad. Uno tiene el libre albedrío de escoger la forma en como pensar y vivir, y resolver la vida. Más allá de darnos un buen descanso, una buena comida y disfrutar de los detalles menores de la vida, que son la base de la salud, escoger la forma en cómo queremos vivir es lo esencial para la salud. Escoger la forma en cómo queremos vivir es empezar por escoger nuestra propia filosofía de vida, y evitar esas creencias impuestas por padres y autoridades que en algún momento aceptamos como verdad.

Realmente la vida no se resuelve, se crea. Y para crear nuestra realidad, hay que empezar por ver desde donde estamos actuando, que pensamos respecto a el dinero, al amor, a la vida en si, y que esperamos de ella. Si somos infelices y no estamos satisfechos con nuestra vida, si somos competitivos y temerosos, es sólo una elección, y todo eso proviene de creencias que están en neutramente y podemos cambiar.

Puedes, desde ahora, frenar un poco tu paso, analizar bien desde donde estas creando la vida, que tipo de creencias suenan en tu mente que no deseas seguir más, que tanta confianza tienes en ti mismo, y si esas voces de exigencia y competencia, si esas voces que te hacen sentir menos que suenan en tu cabeza son tuyas por elección propia o están puestas ahí por alguien o algo más.

Tu mente no es la misma que la mente de tus padres, de tus maestros ni de tu vecino: tu mente no es igual que ninguna otra mente. Tu puedes formar la mente que desees mediante la forma en como piensas y ves la vida. Te sugiero empieces a escribir lo que crees de la vida, del dinero, del amor, de la salud… y verás que hay muchas creencias que te hacen desconfiado y temeroso, y te vuelven alguien competitivo, inseguro y temeroso, por lo que tu cuerpo esta protestando, decayendo y enfermando constantemente.

Observa tus verdaderas creencias…

Una vez que observes las creencias que tienes, empieza a sembrar pensamientos y formas de ver nuevas y que te provoquen ánimo y esperanza, y que te ayuden a que te empieces a tratar con más amor, respeto y dignidad. No hables, ni hagas ni pienses cosas en contra de ti. Eso siempre enferma a la larga. Puedes vivir por el camino del temor o por el camino del amor. Pero cuando vives con más comprensión y amor por ti, sin duda el camino se abre de formas más grandiosas y muchas puertas de la fortuna, la salud y el amor estarán disponibles para ti.

No hagas cosas que no deseas, no digas que no cuando quieres decir que si, no viceversa. No vayas en contra de lo que anhela tu corazón y no traiciones lo que eres en función de los demás.



1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…

Artículos Relacionados

5 Comentarios
  1. 24 abril 2019
    • 27 abril 2019
      • 3 mayo 2019
  2. 12 abril 2019
  3. 10 abril 2019

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies