Friolencia, extremidades frías y con tensión: causas y un secreto curativo

Se usa el término friolencia para definir un síntoma que sucede en personas que experimentan frío sin estar expuestas realmente al frío, o que se han expuesto al frío por tiempo considerable y al cuerpo le cuesta recuperar el calor perdido. También se le llama friolencia cuando se siente el frío sin causa aparente, o en personas que sienten el frío con más intensidad que otras, personas friolentas que suelen tener el cuerpo frío constantemente y algo pálido y tenso, principalmente las extremidades como los pies y las manos. Algunas veces esta sensación de frío sucede sin causa aparente y provoca en ocasiones mucha incomodidad, dolor, tensión en la zona fría o entumecimiento y hasta calambres en el cuerpo.Friolencia, extremidades frías y con tensión

¿Por qué sucede esta sensación de frío?

No se confunda esta sensación de frío con los escalofríos, los cuales, aunque podrían ser un síntoma de la friolencia, son suaves temblores en el cuerpo que dan la sensación de contraerse por frío, pero los cuales avisan de infecciones o el inicio de fiebre o malaria, etc. La friolencia, como se explica, es sentir frío, una baja de temperatura corporal ubicada sobre todo en las extremidades del cuerpo como manos y pies, a veces se llega a percibir en la espalda también y en la cara.

Causas de la friolencia o extremidades frías:

  • Exposición al frío por tiempo considerable y el cuerpo pierde demasiado calor, sin poderse recuperar rápidamente. A esta condición se suele llamar hipotermia y es en verdad algo que debe atenderse en seguida pues puede causar severas complicaciones y hasta la muerte.
  • Circulación energética deficiente, el cuerpo no esta circulando energía de forma apropiada.
  • Circulación sanguínea lenta o deficiente, la sangre y energía tardan en llegar a las extremidades.
  • Severa tensión corporal.
  • Sistema nervioso débil, personas ansiosas, con miedo, muy inseguras o muy sensibles.
  • Falta de actividad física y una dieta rica en calorías.

¿Cómo ayudar al cuerpo a mantenerse con una temperatura adecuada?

Si padeces de friolencia y tiendes a tener las extremidades frías, sin duda debes considerar lo siguiente:

  • No te entumas, lo más importante es que te pongas… ¡en movimiento! Trata de tener al día una rutina de ejercitación, y procura hacer ejercicios sobre todo de flexibilidad, pues las personas friolentas o con friolencia suelen ser personas tensas, lo cual provoca una sensación de tensión corporal constante.
  • Incluye en tu dieta alimentos con una buena dosis de minerales y  suficientes calorías.
  • DIETA y ALIMENTOS PARA ACTIVAR LA CIRCULACIÓN: los mejores alimentos para personas friolentas y que padecen de mala circulación sanguínea son el jengibre, las naranjas, el ajo, el chile, nueces, almendras, etc.
  • Cuando se te entuman o enfríenme las manos o pies, evita taparlas demasiado, esto sólo provocara que tu cuerpo se acostumbre a estar muy tapado y frío. Lo mejor es activar el cuerpo, mueve tus manos, mueve los pies, baila un rato o  ponte a hacer quehacer de casa, pues nada mejor que ayudar al cuerpo a activarse por si solo que mantenerlo quieto y tapado.
  • Toma bebidas calientes como el chocolate, el te de jengibre, el café que es estimulante y bueno si lo dosificas. Estas bebidas ayudaran a tu cuerpo a restablecer el calor.
  • El sol es excelente para activar el calor y energía en el cuerpo. Toma baños de sol a temprana hora de la mañana.
  • Si eres una persona mayor, practica la caminata suave durante 30 minutos mínimo al día, evita el sedentarismo y busca actividades físicas que te agraden como el baile, la natación, etc.
  • Date un masaje de pies o manos, o pide que te den uno. Esto, además de estimular circulación de sangre y de energía, ayudara sin duda a bajar la tensión y a que generes un contacto físico agradable, el cual sin duda será de mucha ayuda. Míra el video de masaje podal adjunto debajo.
  • Practica la respiración meditativa, ve la nota al final.

Causa emocional o energética de la friolencia

Si por más que haces sigues teniendo frío y tus extremidades se enfrían a menudo, es que necesitas considerar la causa más profunda o raíz emocional. Las personas friolentas o que tienden a estar tensas o hasta entumecidas, con pies y manos fríos, son personas que no pueden o sabe como relajarse, estas siempre tensas, se preocupan mucho por los demás, por lo demás, quieren que todo este muy bien.

A una persona con friolencia le cuesta relajar su mente, siempre está pensando en como solucionar, ayudar, dar, estar, etc., Estas personas se centran mucho en sus planes y proyectos, suelen ser severas y muy exigentes consigo mismas y con los demás, por lo que les cuesta la consideración a los demás y, sobre todo expresar su afecto, su cariño de una forma tierna y física.

Un secreto curativo: Expresa tu cariño y se comprensivo

Si deseas curar la friolencia y ver como tus pies y manos vuelven a su calor y temperatura adecuada en un momento, basta que pruebes el empezar a demostrar más tu afecto y ternura. Muchas personas son frías para esto, razonan demasiado, les cuesta acercarse físicamente a los demás, piensan que demostrar el amor es sólo dar cosas materiales, consejos, etc., pero el amor va más allá, necesita abrazos, caricias, contacto físico.  Si retienes la consideración y este tipo de afecto en tu corazón, la energía se bloquea y no circula, esta controlada y no va a la periferia, que son los brazos y pies, estas muy centrado en tus ideas y quizá eres exigente y rígido con los demás, temes que demostrar tu ternura o afecto sea motivo de que se aprovechen de ti o te resten autoridad, o parezcas débil. Sobre todo, necesitas practicar este acercamiento contigo mismo, ser más amoroso contigo, menos exigente, abrazarte y entenderte más y ayudarte a relajar.

Entrena tu mente: practica respiración meditativa

¿Sabías que los monjes del Tibet calientan sus cuerpo con sólo practicar respiración y una concentración absoluta? Ellos pueden estar sentados en la nieve, tener una camiseta mojada encima, y producir el calor suficiente como para secar la camiseta y tener calor en sus cuerpos en temperaturas bajo cero. El cuerpo puede producir calor mediante una correcta respiración, y puede nivelar su temperatura si la respiración se acompaña además con una especial concentración en la zona fría. Si deseas ver los resultados, cierra tus ojos, respira hondo y profundo varias veces concentrándote ya sea en tus manos o pies, visualiza que están llenos de energía y calor, y ve tus células con un color dorado como si fuesen los rayos del sol.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,33 de máximo 5)
Cargando…
6 Comentarios
  1. 23 agosto 2018
    • 23 agosto 2018
  2. 31 enero 2018
    • 4 febrero 2018
  3. 13 enero 2018
  4. 12 enero 2018

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies