Terapia de hipnosis y auto hipnosis: Dolor, Enfermedad y curación

La hipnosis y la autohipnosis son métodos muy efectivos que sabiéndolos llevar con buen conocimiento y prudencia puede acceder a nuestras memorias más profundas y explicar muchas cosas a las cuales no encontramos sentido o nos limitan la vida, como el dolor y la enfermedad que es recurrente y no puede sanarse por más remedios que se toman. Les compartiré ahora un caso real de una de las personas a quien acompañé en su proceso de sanación mediante una hipnosis ligera, es decir, poco profunda, con la cual se pudo obtener información relevante para su curación completa.Terapia de Autohipnosis: Dolor, Enfermedad y curación

La historia de Ana: la revelación de su curación

Esta persona, a quien llamaremos Ana, padecía constantemente de fuertes dolores de estómago desde niña, y conforme fue creciendo el dolor aumentaba cada día más, al grado de padecer una fuerte gastritis, reflujo y dolores insoportables en la boca del estómago que le llevaban a tomar todo tipo de remedios y medicinas para evitar el vómito o el reflujo constante, así como la sensación incómoda de las náuseas y a veces mareos o profundo cansancio. Este dolor llegaba a ser tan fuerte que a veces se irradiaba a la espalda, y ella sentía un fuerte dolor a la altura del omoplato. Hacia apenas un año había empezado con un dolor en los intestinos con fuerte inflamación, le había diagnosticado, además, colitis. Los medicamentos y remedios solo daban alivio pasajero que cedía pronto y por más que Ana había hecho todo para evitar estar enferma, seguía padeciendo de dolores, gastritis y un cansancio profundo.

La revelación de mis memorias celulares con la hipnosis

Cuando Ana llegó conmigo tenía todos estos síntomas y estaba cansada de probar terapias y remedios. Después de algunas sesiones, practicamos la hipnosis, la cual consiste en que, mediante la relajación a distintos niveles, se puede acceder al subconsciente, el almacén de nuestras memorias. Hay personas que son más sensibles a la hipnosis, otras menos. Hay quienes pueden despertar memorias con un audio especial, o a veces con tan solo estar muy relajados y ponerse a meditar en cosas pasadas. Para esta práctica de hipnosis a veces se utiliza un péndulo, el cual se columpia frente a la persona, de manera de jalar la atención al momento presente y relajar lo más posible el cuerpo y la mente. Mediante la hipnosis, se consiguió una conducción a la regresión de sucesos en la vida de Ana, ella fue recordando cosas, hasta llegar a un momento en su vida donde recordaba cuando sufrió un fuerte dolor de estómago y observó a sus padres, por primera vez, muy atentos y amorosos con ella, y, además, sus padres eran amigables entre si, es decir, no discutían como constantemente lo hacían. Así que Ana registró en su memoria celular que un dolor de estómago podía lograr todo lo que ella anhelaba: amor, atención, unión de sus padres, cuidados y mimos.

El reflejo las memorias celulares en el presente

Ana registró esta experiencia de forma tan profunda y verdadera, que mientras crecía tuvo episodios de dolor de estómago y reflujo tratando de obtener esta atención. Como no lo lograba como antes, ella dolor y el reflujo subían, de modo de llamar con más fuerza la atención o la gran necesidad de ser querida o de que la gente que amaba se relacionara con cordialidad y amor. A través de su vida, parece que Ana lo que atraía era el efecto contrario, porque sus padres se separaron y con su madre ni pareja lograba el acercamiento y aceptación que tanto deseaba. Todo esto lo conocimos en gran parte gracias a la hipnosis.

Su cuerpo seguía recordando la ruta neuronal que se vivió de niña para lograr lo que deseaba tanto, la aceptación y llamar la atención, así que el dolor aumentaba al grado del vómito, el mareo y otros síntomas. Un día, mientras Ana crecía, recordó una anécdota que mientras ella estaba enferma, en lugar de atraer el amor y la aceptación de su pareja, él decidió irse a una cita de trabajo. Ella entendió esto como una tracción fuerte, una deslealtad pese a sus innumerables esfuerzos por lograr la conexión y el amor de él, y entonces, desde ese día, la espalda comenzó a doler, pues sentía como “si el me hubiese dado un puñetazo por la espalda”. Un día, la pareja de Ana se fue, ella quedó muy dolida por todo el amor que el no le había dado ni procurado, y cuya conducta le recordaba, en el fondo, su fría niñez. Y cada vez que recordaba que su pareja la había abandonado “fríamente”, Ana sentía gran enojo, “Es algo que no puedo soportar, ni soltar”, lo cual reflejaba la fuerte colitis, el colon, que es el punto de liberación de lo que ya no sirve, estaba irritado porque Ana no podía liberar estos acontecimientos, perdonarlos y trascenderlos.

¿Que tipo de memorias celulares tienes tu que no permiten tu curación completa y el alejamiento del dolor?

Hay gran cantidad de memorias en nuestro subconsciente que forman redes neuronales que nos hacen sentir, reaccionar y vivir de muchas formas, en este caso, con dolor y enfermedad. Observa estos casos y trata de identificar cuál es el que más te resuena:

Voces y actitudes adultas que nos programan y persiguen

  • “No te quedes ahí sin hacer nada, no seas inútil, irresponsable, etc”, “Si no haces, no vales”, “Nadie te va a querer asi”, “Si no te portas bien, no te compro esto” “No te creo, seguramente tu eres el niño conflictivo, te conozco”, “No seas descomedida, eso es ser una mala niña”, “Tienes que darle a tu hermanito y ser compartido” (cuando uno estaba muy enojado con el o ella), “Si no eres exitoso, no vales.” “No seas grosero, debes decirle si a tu tío y aceptar su comida, él ha sido buena contigo (cuando uno no quería estar con la tía) “No debes enojarte, tienes muchas cosas que agradecer”.

Conclusiones que sacamos de esas memorias y que aún nos influyen

  • No me quieren por lo que soy.
  • No puedo descansar, tengo que hacer algo.
  • Si siento enojo, no soy agradecida.
  • Sólo tengo aceptación cuando saco buenas notas (o me porto bien y hago lo que los demás esperan de mi)
  • Tengo que dar a los demás, aunque no lo sienta honesto.
  • No merezco, he sido mala.
  • Cuando me divierto, me regañan o no me quieren
  • Cuando me siento bien, los demás no me quieren.
  • Si no tengo problemas, nadie me hace caso.
  • Para lograr algo y tener recompensas y aceptación, tengo que hacer caso a otras autoridades, aunque no este de acuerdo.
  • Vendrán conmigo y me darán afecto si me siento mal y enfermo.

Clarificación de una memoria celular

Si observas, en la mayoría de la educación que se dio y se da, esta condicionado el amor. Sentimos que debemos ser algo especial, o hacer muchas cosas, o tener ciertos comportamientos para así poder ser amados. Y estas voces nos persiguen toda la vida. Y realmente, lo que nos exige en este momento, lo que no nos acepta y no nos ama como queremos, no es la persona de enfrente, sino el cumulo de todas estas voces que nos hacen sentir no merecedores y nos limitan a ser ciertas cosas que no somos.

Ya de grandes, estas voces y memorias se intensifican, y cuando no obtenemos ese amor o aceptación, entonces el cuerpo lo siente como una constante tensión, tensión de ser querido y amado, aceptado, la cual poco a poco se transforma en dolor y enfermedad. En el fondo, lo que queremos decir con la enfermedad y el dolor es que estamos en un estado de necesidad profundo de amor, o en un reclamo silencioso por cosas que no hemos desahogado y trascendido. Muchas veces, cuesta aceptar esto, porque la mente subconsciente, de forma silenciosa y muchas veces sin que lo notemos, justificara siempre que con el dolor y la enfermedad podemos lograr atención, reconocimiento y aceptación.

El dolor es lo contrario al amor: breve terapia de autohipnosis

Si tienes dolores fuertes o enfermedades que no se van, no corras a quitarte el dolor, tu cuerpo te está avisando de algo importante, una memoria que no ha sido sanada del todo. Te sugiero que observes tu cuerpo cuando te duela o si estás enfermo, busques un lugar tranquilo, pongas música instrumental muy suave y respires hondo varias veces, relaja tu cuerpo, y localiza la zona que te duele o está débil o enferma, y la contemples por un momento. Esa zona te avisa que lo que necesitas es relajarte, y aprender a fluir el amor de una forma distinta y bajo una nueva comprensión.  Si practicas la respiración lenta, y te concentras en el dolor, y dejas que pase, y no te resistes, sino que lo sientes, o sientes los síntomas o gravedad de la enfermedad, sin resistencia, y te dejas “tocar” por lo que sinceramente sientes, notaras como empiezas a conmoverte, y quizá sientas ganas de llorar, o de expresar algo, o de sentir enojo contra cosas que no te lo has permitido y que quizá sientas ya pasaron y estás en paz, pero que aun te duelen profundamente, si no fuera así, el cuerpo no lo evidenciarla.

Así que deja que palabras, llanto, reclamos o lo que sientas fluya mientras duele o piensas en tu situación, verás por medio de lo que sientes como hay memorias muy interesantes que se rebelan, y podrán empezar dejarte en paz. Los analgésicos calman, pero no curan. SI deseas curar algo, no le huyas, enfréntalo, y haz caso de tu cuerpo que tiene toda la información para tu sanación.

Como es arriba es abajo: Como te sientas realmente, se sentirá tu cuerpo.

¿Quieres una sesión de hipnosis conducida?

Para iniciar una terapia de hipnosis para la curación es necesario que antes se den algunas sesiones de biodescodificación, pues no siempre es necesaria la sesión de hipnosis pues todos los problemas o limitaciones pasadas pueden trabajarse muy bien en el presente y cuando la persona esta consciente y guiada. Si deseas sesiones preliminares de biodescodificación para valoración, puedes tomar algunas sesiones por skype, Si lo deseas, puedes escribirme a [email protected]

O tu mismo puedes empezar un proceso curativo profundo siguiendo estos videos…

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
18 Comentarios
  1. 11 diciembre 2017
    • 13 diciembre 2017
  2. 9 diciembre 2017
  3. 7 diciembre 2017
    • 7 diciembre 2017
  4. 4 diciembre 2017
    • 5 diciembre 2017
  5. 2 diciembre 2017
    • 5 diciembre 2017
  6. 1 diciembre 2017
    • 1 diciembre 2017
  7. 1 diciembre 2017
  8. 1 diciembre 2017
    • 1 diciembre 2017
  9. 30 noviembre 2017
    • 1 diciembre 2017
      • 5 diciembre 2017
      • 7 diciembre 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies