Adicciones, dependencia, fuerte necesidad de amor: limpia tus emociones y cura profundamente

Se considera que las adicciones o dependencias suceden cuando la persona no puede dejar una actitud o acción que no le beneficia sino le perjudica y daña, y de la cual no puede prescindir. Hay adicciones psicológicas o fisiológicas, y la gran mayoría de ellas están enraizadas en la sensación de “no poder”. No poder ser, sentir gozo, admiración, amor o seguridad... ¿Crees que no es posible erradicar una adicción? Todo es posible. La clave esta en despertar un gran ánimo para recobrar tu poder. Y esta es sin duda la objeción más grande para dejar una adicción o dependencia a una persona o cosa: que la persona no encuentra ánimo, razón o la comprensión necesaria para descubrir y despertar su propio poder, porque vive dominada por emociones limitadas.

Adicciones, dependencia, fuerte necesidad de amor

¿Cómo saber si una persona es dependiente a algo o alguien?

Cuando no puede dejar una actitud, persona o sustancia que le daña o que necesitas de forma extraordinaria para sentirse bien o lograr la paz y el equilibrio. Hay dependencias que se consideran menores como la dependencia a la comida, los dulces, el azúcar, el sexo, una persona, etc., las cuales pueden causar efectos nocivos tan fuertes como las adicciones a las drogas, el cigarro, el alcohol, etc.

Algunos síntomas son…

  • Irritabilidad, carácter hipersensible y reactivo.
  • Sensación de estar desconectado de los y lo demás.
  • Sistema inmune débil.
  • Dispersión y falta de concentración.
  • Agresividad.
  • Tendencia a la depresión y sensación permanente de “vacío” interior.
  • Descuido físico y desorganización.
  • Baja estima, descontento o insatisfacción fuerte consigo mismo.
  • Insatisfacción o rechazo constante con personas ya sea pasadas o presentes, o con dios.

¿Que causa las adicciones?

El cuerpo esta lleno de hormonas y de una bioquímica que segrega el cerebro y se llaman emociones. Las emociones limitadas y dominantes son las que causan las adicciones y dependencias. La raíz más profunda de todas las adicciones o dependencias es que en el fondo la persona tiene una fuerte necesidad de atención, de amor, y carece de confianza y valor. Muchas personas con dependencia viven constantemente en el pasado y justifican sus acciones de muchas formas. Pero lo cierto es que en sus cuerpos hay reacciones programadas o emociones muy limitadas como la culpa, el sentimiento de indignación, la injusticia o frustración, o una sensación de sinsentido que son muy dolorosas y le dominan, haciéndole buscar a la persona allá afuera cualquier cosa que tape esa sensación de “vacío” o dolor con un momento, una sensación aunque sea pasajera.

¿Cómo una emoción puede dominar a una persona y causar adicción?

Las emociones se vuelven dominantes en una persona cuando esta cree que lo que siente rige su vida, y no lo que piensa y desea. La debilidad de carácter aumenta cuando las decisiones y actitudes están basadas en las emociones y reacciones que provocan los y lo demás. Si observas, las personas con adicciones rigen sus vidas por dos frases: “Me siento mal”, “Me siento bien”. Y estas emociones que les hacen sentir ya sea mal o bien las toman de afuera, es decir, que la gran mayoría de sus estados de ánimo, si no es que todos, tienen que ver con acciones, actitudes y palabras de los demás, o lo demás.

A muchas personas no les gusta escuchar esto. No les gusta sentir que dependen tanto de los demás. Y su enojo lo pueden justificar con frases como “No me comprendes” o “Tu no entiendes nada”. Pero estas reacciones más bien defensivas o evasivas sólo evidencian que su estado de ánimo sigue dependiendo de algo externo. Muchas personas dependientes suelen cerrar las puertas a una nueva comprensión o ayuda, porque para ellas es muy fuerte e intolerante saber que “están mal”, que se les ve como “débiles”, y es así como interpretan cualquier ayuda. Lo cierto es que es justamente así como se sienten en el fondo “débiles y mal”. Y no es hasta que algo empieza a cobrar sentido en ellas que pueden iniciar una verdadera curación.

La serotonina está muy relacionada con las adicciones

“Me siento bien, Me siento mal”

¿Qué es lo que todos perseguimos? ¿Que es lo que todos estamos buscando? Amor. El amor es lo que no sólo nos hace sentir bien, sino esplendorosamente bien. Es el gran elixir interior. ¿Por qué se llega a una dependencia? Porque me siento “mal”, no puedo sentir amor, el cual me hace sentir fantásticamente bien.  Así que necesito tomar el elixir de allá afuera.  “Me siento mal, pero esto me hace sentir bien, así que vamos a hacerlo, ¿Y por qué no? la vida es así, podemos hacerlo porque nos hace sentir bien. Así que … ¿Cuál es el problema? ¿Por qué tengo que dejarlo?” Y lo harás, sin duda, sólo para sentirte tan bien como deseas sentirte.

Pero escucha: eso de donde tomas el “elixir” para sentirte bien, es pasajero, tiene un efecto que pronto se irá. Así que llegará el momento donde pase el efecto del alcohol, del subidón de la droga, del dulce amor o atención de la pareja u otra persona… y entonces “Me siento mal de nuevo… me siento peor que nunca… ” Y entonces viene el gran bajón, la desorientación, el desconsuelo y desamor que llevarán entonces a “Necesito más… y más y más… y más y más… ¿Qué tiene de malo? El mundo es así.”

Estas en decadencia y no lo notas, y no puedes parar. Tomar más, inhalar más, comer o beber más y más y más… Y tener sexo, porque necesitas más. Y quieres tener sexo de formas cada vez más extravagantes y usando objetos y estimulantes porque cada vez me cuesta más sentir algo por alguien, y necesito todo esto que necesito para sentir placer porque cada vez siento menos… ¿No es eso algo triste? Usar a una persona para saciar un vacío. Y lo honesto aquí sería decirle a tu pareja “Necesito llevarte a la cama porque necesito urgentemente sentirme realmente importante y especial, porque lo que siento por mi es desprecio y poco poder. AL menos contigo se me olvida esto terrible que siento por mi”. Bueno. Eso es ser sincero, y empezaría aquí una verdadera curación. Eso empezaría a devolverte tu poder, porque estarías reconociendo que son tus emociones las que te dominan. ¿No te gusta escuchar esto? Pues deberías prestar atención a todo eso que no te gusta escuchar,  a eso que no te gusta recibir de los demás, porque es justamente eso lo que te tiene dominado y atrapado. Debes saber que no estas aquí para ser mejor ni peor. No estas aquí para hacer de ti lo que todos quieren que seas, ni para ser el mejor hombre, la mejor mujer o el mejor amante del mundo. Estas aquí para descubrir tu propio poder, para descubrir y despertar tu propia belleza, aprender a amar lo que eres. Y si esto no es importante para ti, entonces acabarás confundido y limitado, porque nada de lo que buscas lo encontraras allá afuera.

Emociones limitadas que dominan

Una emoción es, a final de cuentas, una reacción bioquímica. Para sentir una emoción necesitas tener un tipo de pensamiento o forma de ver una situación equivalente a la reacción que sientes. Por ejemplo, una emoción decadente es aquella que te hace sentir culpable, indigno, que careces de poder o te limita a realizar lo que realmente deseas y sentir amor y valor por ti. Para sentir esto, necesitas tener pensamientos respecto a ti que sea semejantes, es decir “No soy digno”, “No tengo poder sobre mi vida” “Es un mundo injusto y limitado”, etc. y muchos de estos pensamientos los pusieron ahí personas y situaciones mientras crecías: alguien te hizo creer que no merecías, que no eras digno, que no tenías fuerza ni poder sobre tu vida y que el mundo era de una cierta forma que no se podía cambiar. Y estas son las creencias y pensamientos que se disparan cada vez que algo en tu vida te lo recuerda. Sin sensación de poder y valor, lo mejor sin duda es escapar o evadir lo que duele. 

Una emoción decadente es aquella que produce sustancias en tu cerebro que te hacen sentir dolor respecto a ti mismo. Luego, este dolor se mezcla en muchas personas con pensamientos como “No quiero hacerte sentir mal”, “No quiero molestarte”, “No quiero que pienses que soy débil”, etc. Y viene entonces el callejón sin salida donde la persona se esconde y disimula, y nacen actitudes camuflageadas o justificaciones para “sentirme bien” con algo allá afuera, porque yo no soy capaz de producirlo por mi mismo, y yo quiero me veas fuerte, contento y sin dolor.

¿Piensas que esto es una exageración? ¿Qué se debe tener más consideración y compasión? ¿Te enfada escuchar esto? Observa más detenidamente tu vida. Observa silenciosamente tu fuerte necesidad de amor, de atención. Observa despacio tu profunda insatisfacción. Mira esas personas a tu lado, mira esos por los que sufres… mira su fuerte necesidad y rechazo o confusión hacia tantas cosas. ¿Dónde esta su poder, su fuerza, su valor? ¿Dónde esta su sonrisa?

¿Qué es lo que crean en sus vidas aquellos que son dependientes? No sólo dolor, sino enfermedades, carencias y limitaciones. Si no quieres ver esto, nadie podrá hacértelo ver. Si no quieres ver que tan en serio te tomas la vida y cuando dejaste de jugar a crear lo que amabas, entonces tu cerebro y vida seguirán dominado por emociones decadentes.. Esto no es un invento de la imaginación de nadie. Uno crea problemas, carencias, adicciones tan sólo con la finalidad de saciar un poco esa profunda necesidad de amor y poder sobre la vida. “Al menos, con esto, no me siento tan mal.”

Limpiando emociones decadentes

Para limpiar una emoción decadente o limitada que domina el cuerpo, lo cual equivaldría a limpiar una adicción desde su raíz,  bastaría con generar en el cerebro, y sin necesidad de nada externo, sustancias como la serotonina, triptófano, etc, que son sustancias asociadas al gozo, alegría, confianza y placer. Para que una persona pueda lograr esto por si misma, sobre todo cuando el cerebro esta acostumbrado a tomar las sustancias de afuera, se requiere en verdad mucho valor y una gran comprensión. Necesitarías empezar a dejar atrás todas las reacciones que te hacen sentir decadente o limitado, y empezar a dejar el pasado atrás, porque es justamente el pasado lo que provoca las emociones más decadentes.

Este articulo sólo intenta hacer consciente a la persona que las emociones de dolor y limitación que siente pueden ser transformadas, que el cuerpo y estas emociones de dolor, vacío, confusión y desesperaciones pueden trascenderse y dominarse mediante la fuerza de la comprensión y el amor a uno mismo, el cual, para lograr sentirlo y vivir bajo su inspiración, requiere de mucha paciencia, pues es en verdad toda una tarea de descubrimiento. Darse uno mismo todo eso que ha sentido le ha faltado y de lo cual ha carecido es una muy poderosa responsabilidad que sin duda puede emprenderse en cualquier momento que la persona lo considere. No se trata, en ningún momento, de que te vuelvas un ser insensible o frío y distante del dolor o de lo que sientes, sino justamente se trata de que te vuelvas un ser cercano a ti, conectado a las tristezas, decepciones, dolor, etc., pero con comprensión, donde puedas aprender a sentir emociones más profundas respecto a ti, sentimientos que te llenen de valor, fuerza y poder.   

Un ejercicio para iniciar: mi cuerpo es sólo un robot

Un ejercicio estupendo que iniciaría una transformación a raíz sería que sientas a tu cuerpo como un robot programado a ciertas acciones y actitudes. Tu deseas reprogramarlo, así que para borrar el viejo programa, necesitas no atender todas esas acciones que te hacen sentir dependiente y solo te provocan un efecto placentero pero pasajero, tapando un momento con otro momento. Necesitas una programación nueva. Necesitas aprender a verte a ti mismo, a aceptarte y a verte como el hombre o la mujer que realmente te gustaría ser, y quien domina su cuerpo mediante nuevas formas de ver.

Te sugiero ver estos videos para iniciar una verdadera conexión contigo…

Adicciones en jóvenes, ver este enlace,

Jóvenes con adicciones (al celular, cigarro, drogas, etc.): tips efectivos para ayudarles

Drogas y Dependencia en Adolescentes: ayúdales a salir (prevención en niños)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,80 de máximo 5)
Cargando…
4 Comentarios
  1. 16 octubre 2017
    • 19 octubre 2017
  2. 14 octubre 2017
    • 15 octubre 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies