Sexo y amor en 4D (cuarta dimensión)

Glowing silhouettes of a man and womanA la vista no se ve nada nuevo, especial ni que te llene, inspire o haga sentir algo único y esplendoroso. O quizá te sientes “vacío” o poco feliz a pesar de que parece tienes “todo” con tu pareja, o puede ser que en este momento te sientes poco querido, comprendido, solo. Insatisfecho en tus relaciones. ¿No crees qué quizá sigues buscando “eso” extraordinario en lo ordinario?

Amor y sexo en 3D

La química empieza la historia: hormonas a toda velocidad, la adrenalina le sube a uno hasta la luna cuando ella, él, te miran. En un momento encontraste “lo que buscas”… y lo que no buscas también. Bueno, es que aún no sabes que va a pasar después.

“Tengo que estar ahí. A su lado. No puedo estar sin ella, sin él.” Estas al cien. En el nivel más caliente de la relación. Se pone y se entrega todo, se le olvidan a uno las llaves, los problemas, darle de comer al perro. Después de unos besos viene el sexo. Muchas veces, todas las posibles. Eres lindo, linda. “Amor, amor… ”. Todo va de maravilla. Sales a fumar, a beber manzanilla, a ver las estrellas, suspiras mientras el aire tibio de la noche de invierno endulza tu corazón. Presumes por ahi: “Ahhh…. Lo hice, lo hicimos. Me encanta.”

Y llega entonces ese día: “Mira, hoy no tengo muchas ganas … amor“, te dicen. Y tu: “¿Qué pasa?”. Y en silencio piensas “Bueno, ya no me está dando lo que quiero, no está reaccionando como espero… ” Eso es irritante.

¿Por qué no me escuchas?, ¿Por qué no entiendes?, ¿Qué te sucede?.. “¿Será que no me amas?

“Te entiendo”. Aunque a veces no se entienda nada. Y el mejor lugar en donde acaban estas discusiones principiantes es en la cama, la cual se empieza a convertir en el único lugar donde te dan, o das, besos y caricias. Terminas y miras alrededor. Hace frío afuera. Prendes el televisor. Tu cigarro. Te duermes. Empieza el nivel “Caliente y frío” de la relación.

Las distancias se aceleran, la relación se debilita hasta que llega ese otro día: “Sabes, no sé, ya no me siento igual… Algo ha cambiado… Luis”. Un día se va. O te vas. Y uno de los dos, por lo general, se queda que ni las mariposas comprenden lo fatal que se siente que “el amor vuele de mi lado”, mientras el otro simplemente sale volando de la relación.

“Es que… Bueno, ya no era lo mismo… No era lo que buscaba, no me comprendía, ¿sabes?“

Pero podría ser que la relación tome el nivel “Si no te vas, si no me voy”, que es el nivel más frío. Este sucede cuando “por algo” no puedes moverte de la relación. Se queda o te quedas ahí, como congelado, sintiendo… nada. Ya no te satisface su compañía, te aburre o molesta lo que te dice… Huele mal. Te lastima. Pero no te mueves, no te vas, no le dejas porque “No se, es que… “ ¿Los hijos? ¿Dinero? ¿Culpa? ¿Soledad? ¿Miedo?

Un día, llega ese otro día: una nueva relación.

¿Qué es lo que realmente estas empezando en esa “nueva relación”?

Sexo y amor en 4D

No se trata de un artefacto nuevo, de ropa con brillos ni vitaminas, polvos o alguna sustancia que te lleve a sentir y ver cosas extremas. No es un lugar ni persona especial que sepa ciertos “trucos”. ¿Eso te decepciona? Bueno, es que estos recursos se utilizan por lo general en la relación 3D, lo cual tan sólo significa un lugar bioquímico en tu cerebro. Ahí está la dimensión del amor 3D. Es un tipo de amor, de sexo, que tiene ciertas emociones, ciertas reacciones, ciertos líquidos circulando por tu cuerpo que te mantienen en el juego amoroso 3D: “tu me das, yo te doy, yo espero de ti, tu de mi.”

Y cuando en la dimensión 3D el amor y el sexo ya no pueden avanzar hacia nuevas emociones, hacia líquidos más excitantes, y las discusiones empiezan a subir de tono porque es la forma de ganar “emoción”, o la relación se estaciona en la sedante y predecible monotonía, pues si, hay que buscar algo “diferente”. Y hay quienes buscan calentarse, calentar la relación, a su pareja, con “algo más”, así que algunos optan por el recurso de las cosas: vamos a comprar un poco de diversión, vamos a ver donde venden alguna experiencia nueva… vamos a ver si este objeto, esta sustancia, grupo o lo que sea nos da lo que no podemos darnos nosotros: “Mira, amor, aquí está más barato”.

Y hay quienes se explican coherentemente que hacer ciertas cosas no está mal, ni bien. Claro que no. Todo se vale. Así es. Se han divertido. Se divierten. Han sentido cosas elevadas. Subidones. ¿Para qué es la vida si no? “La vida es para hacer lo que quiero”. Bueno, si. Para eso debería ser la vida. Para hacer lo que uno quiere. El problema es que más del 90% de las personas no hacen lo que quieren. Hacen lo que sus emociones, sus reacciones, les dicen que hagan. Hacen lo que el lugar bioquímico en su cerebro donde viven cada día, un cuarto por cierto muy oscuro y apretado, les permite. Sus emociones les tienen pillados. Tus emociones te tienen pillado. Si, a ti. ¿Y por qué saltas y reaccionas entonces? Tus emociones dirigen tu sexualidad, tus relaciones: el amor en tu vida.

Estás atrapado en el amor 3D: Esperar que te den, querer tener la razón y ver si hay algo más. Bueno. “Al menos no vivo en relaciones o sexo tipo 2D, o hasta 1D, donde bueno, si te contara. El intercambio bioquímico está basado en los celos, la dependencia, el maltrato y sexo pasajero. Hay una fuerte manipulación sexual, una bioquímica muy dominante de culpa y dolor llamada victimismo. Y hay violencia y sometimiento. Un cuarto en el cerebro de dimensiones muy limitadas, turbias y escandalosas del cual en verdad cuesta moverse y causa severa adicción”.

Algunos le han huido. Han corrido despavoridos del sexo y el amor después de haber sufrido el maltrato, el abandono; la traición. Dicen “No más sexo, no más amor. No quiero saber más del asunto”. Y se aíslan, se desconectan de estos temas. Parece que están en paz, pero no lo están, porque no tienen dominadas sus reacciones, salieron del terreno del juego del amor por dolor y decepción, porque se sintieron dominados, rebasados por la situación, no con el juego dominado. Sus reacciones y emociones ahora se dirigen a hijos, amigos, personas donde sigue el juego bioquímico 3D. Aun no experimentan un amor de mayores dimensiones.

Bueno. A muchos no les gusta escuchar este tipo de cosas. Pero siguen leyendo por qué saben que en el fondo hay cierta verdad. Y si has leído hasta aquí es muy probable que algo dentro de ti, algo un tanto cansando, desanimado y un poco vacío, como dices, este buscando realmente profundizar hacia una sexualidad y un amor más grandioso, encontrar algo nuevo en verdad, algo que despierte, primero, la monótona relación que tienes con la vida, contigo mismo algo que te sacuda hacia experiencias en verdad más atrevidas y extraordinarias.

¿Quién me dirá donde encontrar “algo más”? ¿Cómo le haré para revivir este corazón medio aburrido y decepcionado de la vida? ¿Cómo voy a excitar a alguien, si apenas puedo levantarme en la mañana? ¿Cómo animare a alguien a estar conmigo si mi cuerpo esta desanimado desgastado y enfermo? Bueno. Esa es la pregunta. Cómo revivir. Porque, a decir verdad, se requiere un corazón realmente inquieto, inquieto y muy curioso, para levantarse cada mañana, quitarse de encima las cobijas del cansancio, del miedo y el dolor, y atreverse a echar un vistazo a ver que podría haber fuera de la caja rutina, y vestirse con la intensión firme de encontrar un sentido más iluminado, más grandioso y profundo a la vida.

“Hoy sera un dia estupendo, grandioso”. Hay una parte de ti que se muere por salir, por saltar de ese cuarto oscuro de tu rutina limitado por tus creencias, tu entendimiento, tu personalidad. Limitado, sobre todo, por tu forma de reaccionar que es la principal causa del dolor, la enfermedad y la carencia. Así que “hoy sera un dia estupendo”… hasta que vuelves a ser pillado por esas reacciones de tercera dimensión. O menos. Eres adicto a ellas. A tus emociones. No te las puedes quitar de encima. Todo en tu vida se basa en ellas. Todo lo que decides y haces tiene que ver con si te sientes mal o bien hoy. Estas dominado. Hay una gran adicción a sentirte “asi”: “No soy feliz, me siento mal. Miserable. Vacío.”. Pero en el fondo, estas cómodo. La bioquímica que te inyectas cada dia, llena de creencias y paradigmas, es lo que crees que es la vida. La absorbes muy bien. Te acomoda. Así como sientes defines todo. Tus emociones es lo que crees que eres, y es la vida. Y aunque no te guste, “así es”. Crees que eres tus emociones. Te las tomas a tragos durante el día: el trago de la decepción, de la infelicidad, de sentirme insatisfecho, culpable: mal. Tus células beben y se alimentan de estos líquidos emocionales a cada instante y luego entonces te duele el estómago, la cabeza. Por eso “no puedo planear nada nuevo, no puedo pensar en hacer cosas diferentes, en ser algo distinto o atrevido porque me siento mal y además, yo soy así, que se le va hacer”. Tus células siguen bebiendo tus emociones a tragos. Un día te da osteoporosis, artritis, cáncer. “¿Por qué me enfermo ahora? Por dios, qué vida es esta?”

¿Sabes por qué te dejo tu mujer? ¿Sabes porque ese hombre te engañó? Simple: no era feliz. Contigo. Si lo hubiese sido no te hubiera dejado. Ni engañado. Y si piensas cualqueir otra cosa, te estas engañando. Y si no puedes imaginarte nada más grandioso además de lo que conoces, porque crees que no eres “así” y esas cosas no son de tu estilo, si no puedes atreverte a ser y sentirte distinto, entonces te estás engañando. Te dejas a la mano de tus emociones. Bueno, es que nunca has experimentado algo más grandioso. No sabes que más podrías sentir o vivir. O te da miedo. Así que te adaptas. Vives en una casa emocional ubicada en una muy pequeña esquina de tu grandioso cerebro. Y ahí te encierras y vives una sexualidad, un amor de limitadas dimensiones. Lo más sincero sería decir “Bueno, es que mis emociones no me dejan en paz, no puedo sentirme mas grandioso ni pleno conmigo mismo, por eso, no puedo sentrime asi contigo. Lo siento”.

“Esque no me entiendes. Me he sentido muchas veces confundido, solo e incomprendido. Pero sabes, no puedo dejar estas reacciones”. Pero tampoco puedes estar a solas con ellas, estas embriagado por las emociones que te hacen sentir mal, pequeño, insignificante. “¿Dónde venderán un licor bueno, que me haga sentir… bien?” “Aquí hay uno más barato, amor”.

Bueno. Está bien. De todos modos me voy a morir, y esta vida pasara y todo se borrara quizá, se olvidara todo lo que hice y dije. Quien sabe a donde vaya después, sin cuerpo, pero ahora tengo cuerpo y que me importa lo demás.

¿Y si no murieras? ¿Imagínate sintiendo esas emociones que tienes, y haciendo eso que haces por cientos de miles de años?  

Un día, te encuentras un artículo que habla de sexo y amor en 4D. Y te propone hacer nueva bioquímica. ¿Y eso qué significa? Aprender a elaborar nuevos liquidos ahi en la copa de tu cabeza, empezar a pensar diferente, para poder crear nuevas cosas cosas que vivir y sentir, y avanzar hacia nuevas y mas grandiosas realidades. Hacia nuevos amores. Que dejes de arrastrarte por los líquidos 3D en tu cabeza y los que tienes entre tus piernas, y busques ese “habrá algo más” por fuera de tus razonamientos y criterios. ¿Y cómo harás eso? Pensando de nuevas formas.

Dentro de ti hay límites creativos realmente extraordinarios. Ilimitados. Tienes todo para engrandecer tu vida, volverla grandiosa y dulce, algo profundo y conectado contigo, con tu pareja: con todo. Tienes todo para hacer crecer el amor hacia mayores dimensiones, saber lo que no sabes, conocer lo que no conoces. Pero de qué sirve todo eso si no ves sino defectos, culpa y algo muy poco digno en ti, y en la mayoría de los demás.

¿Cómo puedo tener relaciones más profundas y grandiosas? Empieza por observarte. ¿Has notado cuantas veces te dominan tus emociones? ¿Has observado cuantas veces reaccionas de la misma forma y cuantas veces te sientes culpable, irritable y muy ofendido? Frena esa reacción y obsérvala. Observa que es lo que te hace reaccionar así. di “Por qué me siento indigno e insuficiente?”, “¿Quién me ha puesto esa información en el chip de mi cabeza?” “¿Lo podré cambiar?” Claro que puedes. “No creo, me cuesta trabajo no sentirme así. Todo el tiempo me siento así y no se por qué” Bueno, es que nunca habías visto que te hace sentir así. ¿Qué te hace sentir así? “No lo sé, quizá mi pasado, mis padres, no me quisieron lo suficiente… esperaban mucho de mi, no se, nunca he tenido suerte en el amor.” Bueno, ¿Y qué vas a hacer con todo ese pasado atrás? “No lo se, no puedo cambiarlo.” Si puedes. “No puedo”. Deja de ser la víctima. Nadie sabe cómo educar a nadie, nadie sabe como criar bien a alguien. Todos andan buscando entender qué es el amor. “No puedo. Eso es muy complicado”

Tu forma de ver las cosas no te está ayudando. “¡Cómo no!” Bueno. Cómo tu decidas. Te está ayudando. Tienes razón y siempre la tendrás. “Bueno Pero no he llegado muy lejos con mis razones. Verás. tengo lios, Problemas. Me siento tan confundido, las cosas no salen como espero”.

“¿Por que estoy contigo, amor?” La verdad. Te diré la verdad, amor. Estoy contigo porque tu me haces sentir todas las emociones a las que estoy acostumbrado. Tu me recuerdas cosas muy familiares, cosas que he sentido toda mi vida, y que necesito trascender.

Imagina, mujer, que con tus mejores perfumes, ropas y maquillaje le cuentas a un hombre tu desdichado pasado. Y este te mira a los ojos y dice: “Tu has creado todo ese dolor, todo ese drama. No te lamentes más de lo que viviste. Crece. Crea una vida más grandiosa. Eres más hermosa de lo que crees.” ¿Qué haras, mujer, con un físico cuántico cuando quieras lamentarte o haya ofertas de temporada? ¿De que van a hablar en la cama?

Imagina tu, hombre, que llegas con el manual muy estudiado a la cama, oliendo bastante bien. Y tu mujer te mira y dice “Sabes, hoy me gustaria salir a caminar y hablar de la cuarta dimensión”. Vaya. ¿Qué vas a ser con una mujer así? Por eso estás con la pareja que estas y sigues buscando, y encontrando, lo que es igual a ti. ¿Lo ves? Ambos disfrutan esa dinámica emocional.

Pero bueno. Verás. No tienes por que aguantar alguien que te haga sentir asi. Incómodo, irritado e insatisfecho. No tienes por que detenerte mucho en estas cosas. No tienes que empezar a ver por ti ni empezar a comprenderte, conocerte ni querrete mejor ni seguir leyendo.  Antes de esto podrías preguntarte: “¿En verdad quiero un amor o una sexualidad 4D?”

Porque mira, eso está muy por fuera de lo que llamas vida cotidiana. Te pondrás muy incomodo al principio, sentirás mucha incertidumbre, te agarraras con las uñas de tu caja 3D cuando empiece esta experiencia 4D, y es que esta dimensión del amor es hasta cierto punto peligrosa, quedarás bajo la influencia de algo más grandioso que tu, y no tendrás control de eso, ni de ti, nada será seguro entonces, no podrás pensar ni razonar mucho, no podrás explicarte cosas, te arrancara esas reacciones convencionales a las que estas acomodado. Y no es que estes fuera de mente, no, sino que quedaras rendido bajo el influjo de algo más dominante que tu, pero sin duda más grandioso, algo desconocido, pero fascinante. Y para eso necesitas rendirte. Y rendirte a lo desconocido. Al principio no sabrás ni a donde irás. No sabras que eres tu. Te desconoceras. “Yo no era asi, yo no sentia esto… ¿Qué me esta pasando? ¿Porque me siento tan… no se… ¿libre? ¿en paz?… mira como se ve el sol… como se siente tu mano… Nunca habia sentido realmente tu mano.”

Bueno. Por ahí hubiese empezado el artículo: ¿Realmente querrás vivir un amor, una sexualidad 4D?

Etiquetas:,
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,50 de máximo 5)
Loading...
18 Comentarios
  1. 3 octubre 2016
    • 3 octubre 2016
  2. 3 febrero 2016
  3. 31 diciembre 2015
    • 31 diciembre 2015
      • 31 diciembre 2015
  4. 30 diciembre 2015
  5. 23 diciembre 2015
    • 23 diciembre 2015
  6. 21 diciembre 2015
  7. 21 diciembre 2015
  8. 19 diciembre 2015
  9. 19 diciembre 2015
    • 22 diciembre 2015
      • 23 diciembre 2015
  10. 19 diciembre 2015
  11. 19 diciembre 2015
  12. 18 diciembre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR