Rodillas débiles o enfermas: dieta reparadora y biodescodificación (cura a raíz)

¿Te duelen las rodillas al sentarte, ponerte de pie, caminar o subir escaleras? ¿Te puedes arrodillar sin sentir dolor? Las rodillas son una articulación compleja,  tienen la capacidad de lograr cantidad de posturas, son las que dan soporte Schmerz im Kniegelenk 2fuerte a todo el cuerpo y las que pueden hacer posible que camines, bailes, corras, saltes, etc.

Dieta curativa de rodillas…

Cuando las rodillas duelen, están débiles o hay algún problema de movimiento, lo primero que debes considerar es empezar una dieta que repare los tejidos y los fortalezca. Una dieta de veintiún días sin carnes ni proteína animal ni harinas blancas (ni pastas, pasteles, etc.), ayudara a limpiar tejidos, tendones y articulaciones donde se acumulan tóxicos, ácidos y sustancias que se solidifican impidiendo el correcto funcionamiento o movimiento del cuerpo.

Empieza mañana mismo tomando te de boldo para ayudarle al hígado a activar sus funciones depurativas, haz un te ligero y agrégale el jugo de un limón. Luego, bebe otro vaso de agua. Haz esto diario a partir de hoy, incluso después de la dieta de 21 días.

Bebe además un jugo al día con sábila o aloe de preferencia reciñen cortada la panta, licua un pedazo del tamaño de tu dedo pulgar en un jugo de zanahoria recién hecho con apio. Agrégale una cucharadita de chía y otra de linaza, y bebe al instante. Durante el día bebe dos litros de agua para mantener la movilización de toxinas de forma eficiente, y prefiere lentejas, avena cruda encima de la fruta de desayuno (de preferencia piña o papaya, solo una, procura no combinar las dos), ensaladas de vegetales frescos con brócoli crudo, apio, tomate y nopal. El arroz integral y los caldos de verduras te harán muy bien.

Toma complementos de levadura de cerveza y de colágeno.

Cura a raíz de las rodillas…

La biodescodificación nos ayuda a orientarnos en las causas más profundas que el cuerpo somatiza en enfermedad o debilidad. El cuerpo es una esponja de lo que sentimos y pensamos, y el cuerpo solo manifiesta las actitudes que hemos tenido en una vida y de las cuales no somos muy coscientes.

Si te duelen las rodillas…

Es momento de que reflexiones acerca de lo que significa ser flexible. Si piensas que lo eres, tus rodillas te están diciendo que no, que necesitas empezar a considerar nuevas formas de reaccionar y moverte en tu vida.

El dolor habla de actitudes muy testarudas o nflexibles, por lo general les duelen las rodillas a personas que son orgullosas y les cuesta reconocer que hay muchas formas de vivir y de ser o actuar. En muchos casos son personas que quieren arreglar la vida de todos y no dejan que los demás “se caigan” y aprendan de sus propias vivencias. Tiene un pensamiento estricto que muchas veces justifican con “querer ayudar a todos”. Se cargan los problemas de los demás, este “sobrepeso” provoca que las rodillas “ya no aguanten”, y empiezan a dolor o debilitarse.

Si te duelen las rodillas también considera si no te está costando tomar una dirección nueva o decidirte en tomar un camino que quieres pero que sientes no puedes porque tienes que resolver la vida de todos o hacerte cargo de responsabilidades que ya no son tuyas.

SI tienes las rodillas débiles o enfermas…

Seguramente te cuesta “doblarte” ante las ideas de los demás, y en el fondo, tendrías que reconocer que crees que tu tienes la razón “absolura” y que son los demás quienes deben cambiar y ceder. Muchas personas maquillan esto diciendo “Mi hija no sabe lo que hace” “El no sabe cómo hacer las cosas”, etc. Es decir, piensa que los demás sufren porque no hacen lo que ellos consideran correcto.

Frase curativa:

Hay una frase que podría ser en verdad curativa: “Tienes razón”. Prueba la próxima vez que discutas con alguien o te enfrentes a ideas diferentes, decirle a la persona que tiene razón. Si no puedes decirlo, dilo en tu mente aunque sea. Y deja de discutir. Que tenga esa persona razón no significa que tu aceptes su razón, pero que si consideras pueda tener la razón en su modo de ver y hacer las cosas.

Aprende, además, a ser más flexible contigo y no seas rigido en tus responsabilidades. Date la oportunidad de moverte con más gozo en tu vida y no solo bajo la luz de deberes y tareas que pueden estar severamente impuestas en tu vida por ti mismo, y que hasta puedes justificarlas con la idea de que “te hace feliz ayudar a todos”. No cargues el peso ni las responsabilidades de los demás. Considera que si tus rodillas duelen es que te ha costado avanzar o llevas un “trineo” de responsabilidades jalando a tus espaldas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,75 de máximo 5)
Loading...
9 Comentarios
  1. 2 febrero 2016
    • 3 febrero 2016
      • 3 febrero 2016
  2. 7 octubre 2015
  3. 30 septiembre 2015
  4. 29 septiembre 2015
  5. 19 septiembre 2015
  6. 15 septiembre 2015
  7. 13 septiembre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR