Enojo e Impaciencia en Niños y Jóvenes: ayúdales con Sabiduria Emocional

Enojo e Impaciencia en Niños y JóvenesEl enojo o irritabilidad en niños y jóvenes es un tema de cada día en muchas familias. Niños que pegan, se enfadan, se irritan o desesperan fácilmente, niños que gritan, contestan de mala gana, etc. ¿Qué hacer?

Antes que nada hay que comprender que el enojo no es una emoción que este “mal”. Esta es una de las grandes bases para aprender a guiar a los niños y los jóvenes. Si piensas que tu hijo esta “mal” porque grita, contesta, se rebela o irrita fácilmente, entonces estarás tratando de guiarlo hacia lo que tu crees correcto, sin tomar en cuenta lo que el niño o joven esta sintiendo.

Tú, cuando eras niño…

Si recordamos cuando éramos niños, podremos darnos cuenta como cuando nos decía “No grites”, “No pegues”, “No te enojes”, nuestro enojo aumentaba o simplemente sentíamos más irritación, más enfado con quien estaba enfrente, ya fuese el papá o el abuelo o quien fuera, y nos teniamos que aguantar porque de no ser así éramos reprendidos, castigados o sancionados. Nos aguantábamos no por respeto, sino porque nos iba mal y temíamos el castigo.

Y, a final de cuentas, si hacemos memoria, realmente no aprendimos nada de aguantarnos o frustar el enojo. Quiza aprendimos a que no debiamos expresarlo, ya que no era bueno irritarnos. Muchos aprendieron a seguir órdenes sin pensar, mientras otros aprendieron a seguir las cosas que no querian tan solo para no armar caos o no hacer sentir mal a alguien.

El intelecto dice: “No hagas, no sientas, no digas”. Pero en cuestiones de engrandecimiento espiritual, debemos permitirnos el enojo sin negarlo, juzgarlo o maquillarlo, pues es una emoción de la cual podemos aprender mucho de nosotros, y a volvernos más sabios y con poder de transformar nuestras vidas sin quedarnos estancados en las cosas que no queremos.

Un niño sólo se enoja cuando se siente sometido, es decir, cuando siente queóno puede cambiar o influir en las circunstancias y que tiene que seguir ordenes donde el no participa y sólo por no ser castigado o reprendido con más fuerza.

Ser guía, maestro o padre

ESs muy importante que sepas que ser guía maestro o padre es algo aparte de lo que tu puedas aprender en tu camino o con tus hijos. Ayudarles a ellos implica que te olvidas un poco de ti y en verdad hay verdadero interés en guiarles a ellos.

Primer paso: cuando tu hijo o alumno se enoje, lo primero que debes hacer es aprender a guiarlo con firmeza, nunca con dureza. La firmeza es sentri que tu tienes el control, pero eres flexible y suave. La dureza es querer que el otro haga loque tu quieres cuando tu lo dices, es hablar en tono autoritario, condenativo e impositivo: “Tu debes, deberías, eso fue en verdad muy malo, eres un irrespetuoso, etc.” Estas palabras no ayudan, sólo bloquean y estropean el aprendizaje.

Segundo paso: haz sentir al niño o jóvene que puede participar en sus elecciones, que puede ser creativo e influir en lo que el siente y hace. Para lograr que el niño o el alumno se sienta valorado y sepa que esta entendiendo a su modo y siendo creativo, la conducción siempre debe ser con preguntas. Y las primeras preguntas deben estar referidas sólo a lo que el siente. Por ejemplo: ¿Por qué te enojas? ¿Qué fue lo que te hizo sentir así? ¿Por qué gritas? Las preguntas siempre deben de ser en un tono amigable y firme, que el adulto muestre verdadero interés.

Tercer paso: haz empatía. Una de las actitudes más poderosas para los niños y jóvenes es decir palabras o frases que sientan ellos amigables y comprensivas con sus sentimientos. Por ejemplo: “Bueno, yo entiendo que eso puede enojarte mucho…” “Si, te entiendo, yo una vez que estaba enojado también le grite a…” “Comprendo que sientas lo que sientes, en verdad a veces es muy frsutrante que los demás no nos den lo que queremos“, etc. La empatía es una gran puerta que abre paso a una comunicación más profunda y es necesario que también intentes que el jóven o niño haga empatía con los demás. Por ejemplo. “¿Qué crees que sentía tu amigo cuando le gritabas?” o “¿Que hubieras sentido tu si alguién no te prestara …?” Esto ayudara a que el jóven o niño comprenda y se conecte con los demás, sin que tengas que decirle que algo fue malo, el mismo explorara sus sentimientos.

Cuarto paso: aprende a que tu hijo reflexione y el decida qué hacer... ¡no le resuelvas tú! Puedes preguntarle: “Y bueno, ¿ahora qué harás?”  o “¿Cómo piensas que puedes arreglar esto?”, etc. Puedes tu dar tu opinión, pero sin afán de componerle la vida. Por ejemplo: “Pues yo creo que podria servirte que hablaras con tu papá.” o “¿ Tú porqué crees que la maestra sea tan regañona? ¿Si tu fueras maestro, qué te gustaria que un alumno hiciera para poder dar tu clase?

Es muy importante qué, además, manejes los límites, y que estos sean definidos y claros, pero nunca impositivos ni inflexibles. Para esto, hacer tratos con ellos es sin duda la mejor forma. Por ejemplo: “A partir de hoy vamos a hacer un trato: tu puedes decidir si hacer la tarea o no, pero sólo cuando la termines podrás jugar o ver la tv.”

En el momento en que usamos la palabra “tú puedes decidir”, ya sea llegar temprano a casa, hacer la tarea, levantar tu plato, etc,  estamos dándole la oportunidad al muchacho de qué el pueda autodirigir sus tiempos y deciciones, y entenderá lo que es la ley de causa y efecto: “si no haces, hay estas consecuencias.” Y tenemos que ser firmes en cumplir estos acuerdos, y siempre tener en cuenta que se puede negociar con elos.

Evita: gritar, pegar, condenar o manipular a los muchachos. Esto solo les creará un carácter rebelde y con poco aprecio y respeto por el adulto, porque eso es muestra de debilidad: pierdes el control y buscas recursos severos. Acompáñalos en sus deciciones, no les des halagos sólo para levantarles el ánimo, haz que ellos lo perciban por medio de preguntas y respuestas y verás como cada día ellos aprenden a madurar su carácter y aprenden a tener decisiones propias, a ser creativos y a sentrise más seguros y solidarios.

Si deseas aprender de tus enojos y tener más paciencia, te recomiendo este otro enlace: Enojo, Irritación e Ira: aprende a transformar esa energía poderosa

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
6 Comentarios
  1. 27 febrero 2015
  2. 13 septiembre 2014
  3. 2 julio 2014
  4. 25 junio 2014
  5. 20 junio 2014
  6. 18 junio 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR