Enfermo y sin Dinero: un remedio que no sabías

¿Cuesta mucho tu salud? Quizá no. Cuando hay enfermedades o problemas de salud muchas personas sienten como primera reacción la necesidad de comprar medicamentos o pagar terapias para estar bien. Y si bien es cierto que uno siempre mira para lo mejor, hay que evitar pensar que entre más cuesta, mas cura.Enfermo y sin dinero

Si no hay dinero, quizá venga la desesperación, ansiedad, preocupación y temor, sobre todo cuando “urge” la solución o la cura.

Respirar profundo. Si. Es un buen empiezo para empezará sanar no sólo el cuerpo, sino tu vida. Respirar y saber que, si no ves en el bolsillo o la cartera la solución, lo más probable es que no esté ahí. Quizá algo en ti te esté sugiriendo que mires para otros lados, que consideres otras alternativas.

¿Por qué viene la enfermedad? No vino del bolsillo, ¿verdad?. O bueno, quizá si hay demasiada preocupación por el dinero. Pero aun así, aunque no haya dinero, uno puede tener algo que no comprarás con ninguna tarjeta de crédito ni con todo lo que pidas prestado:

La actitud.

La actitud es lo que se requiere para iniciar un proceso curativo. ¿Cuánto cuesta la actitud? Bueno, sí. Esfuerzo. Que se empiece a dejar criterios limitados y se sustituyan por criterios mucho más grandiosos.

La enfermedad llega y se va cuando entendemos a qué se debe, cómo crece, y cómo se desvanece por donde vino. La enfermedad y la salud tienen que ver principalmente con hábitos y reacciones que estamos teniendo en nuestras vidas.

¿No lo crees? Bueno. Si piensas por un momento que el cuerpo se repara todos los días, y las células son nuevas, y todos los sistemas se restablecen diariamente, entonces…. ¿Por qué sigue ahí la enfermedad? ¿Quién la está poniendo ahí?

Si el cuerpo está doliendo, mal funcionando, deteriorándose, es que hay hábitos en el que necesitan ser renovados.

Por ejemplo:

El hábito de la comida. Comer es una de las cosas que puede causar demasiados estragos en el cuerpo:

¿Comes demasiado? ¿No comes a tus horas? ¿Comes aunque no tienes hambre? ¿Te da culpa comer? ¿comes demasiado aprisa?

Una vez que revises esto, entonces empieza a buscar dietas especiales para tu enfermedad en internet. Lo único que tienes que hacer es poner la enfermedad que desees sanar en el buscador de internet y la palabra “dieta curativa natural).

Por ejemplo:

Buscador: Dieta curativa (o natural) para diabetes (o para la artritis, gastritis, etc.)

Hay muchas dietas sencillas, muy accesibles a casi todos los bolsillos y prácticas que puedes empezar a hacer y que empezaran con lo primordial para curar tu cuerpo, que es la depuración o limpieza de este.

Intestinos limpios: la clave de la salud

¿Sabías que más del 90% de las enfermedades se gestan en los intestinos? Es decir, que si estos no están limpios o funcionando adecuadamente, no podrás evacuar bien toxinas, ni tampoco absorber correctamente nutrientes. De ahí comienza una cadena que se va extendiendo y va debilitando funciones y sistemas de tu organismo.
Muchas de las dietas curativas consisten en ayunar bebiendo limón y te de boldo, lo cual empieza por limpiar intestinos y sangre, y el hígado empieza una función reparadora necesaria en prácticamente todas las enfermedades.

Tomar te de boldo en ayunas con el jugo de medio limón ayuda en casos de diabetes, colitis, problemas hepáticos, de piel, infecciones, fiebres, artritis, problemas del corazón, etc. Y este remedio es tan económico y sencillo, y con una potencia curativa mucho más grande que muchos medicamentos costosos.

El te de boldo lo puedes sustituir por otra infinidad de tes que hay para cada afección.
Por ejemplo: te de cola de caballo para los riñones, te de manzanilla para problemas de estómago, te de palo azul para arrojar piedras renales, te de linaza para curar estreñimiento, etc.

Por otro lado, si en verdad deseas curar el cuerpo de pies a cabeza, puedes hacer una dieta de limpieza general con la cual puedes erradicar problemas de casi todo tipo, desde infecciones e inflamaciones, hasta problemas de huesos, de tendones, del cerebro o problemas más severos como tumores o incluso canceres.

Las costosas quimioterapias realmente no curan al cuerpo, lo que hacen muchas veces es enfermarlo más o aplazar la enfermedad, además de que debilitan sistemas, bajan las defensas, causan trastornos en los riñones y otros órganos importantes.

Una dieta depurativa es sin duda una opción curativa grandiosa. Y lo único que tienes que hacer es escoger alguna fruta, ya sea papaya, uvas con semilla, naranjas o piña, cualquiera de estas frutas servirán.

Escoge solo una de ellas, y cómela durante dos o tres días, pero solo debes comer esa fruta escogida, y beber dos litros de agua en esos días. Empieza en ayunas con el te que más te convenga según tu afección, y dos cucharadas de aceite de oliva extra-vrigen. Esto comenzara por lavar el cuerpo profundamente de todo lo que se ha acumulado, iniciando una reparación de órganos y tejidos realmente profunda.

Si durante la dieta sientes síntomas como dolor de cabeza, estómago, salpullido, etc, es normal, pues el cuerpo está movilizando toxinas. Si tienes síntomas fuertes, solo come un caldo de vegetales al vapor a medio día, con arroz integral. Y sigue con la dieta.
Con esto habrás iniciado un proceso curativo realmente eficaz y que no lo tiene ningún tratamiento que cueste. Limpiar el cuerpo inicia la salud.

Y lo único que tienes que comprar es una papaya, piña, naranjas o piña, lo que este màs accesible a tu lugar de residencia.
Tensión, ansiedad e irritación…

…Todas ellas son causas profundas de las enfermedades. Si te detienes un poco y, en lugar de mirar al bolsillo, miras toda esa energía que has gastado e invertido en irritarte, en defenderte, en tener miedo, en no querer sentir dolor, en guardarte lo que sientes para no causar caos, en servir a todos menos a ti, etc., entonces quizá encuentres la causa de tu enfermedad.

El cuerpo funciona con energía. SI la inviertes en todo lo de afuera, menos en ti, tu cuerpo resentirá tarde o temprano. Una forma de empezar a sanar realmente es notar todas esas cosas que te hacen sentir mal, ver donde te irritas, donde tienes que ser tolerante y no te atreves a ser o hacer lo que en verdad quieres por que hay algo que te lo impide.

Dicen que el amor es una fuerza curativa. Y si supiésemos usarlo en verdad curaría milagrosamente nuestros cuerpos. ¿Y que cuesta el amor? Nada realmente. Nada de dinero, es decir. Lo que cuesta es empezar a tener una vida más integra, mas amorosa con nosotros.

Por ejemplo: ¿Cuánto cuesta dejar de criticarse? ¿Cuánto cuesta dejar de ser víctima de los demás? ¿Cuánto te cuesta detenerte, dejar de darle y complacer a todo el mundo, y empezar a darte y complacerte tu?

Cómo ves, cuesta empezar a quererse y aceptarse uno. Y no compraras en ningún lado nada de esto. Es algo que hay que cultivar en ti.
Si empiezas con estas cosas sencillas, pero que requieren de tu aprecio y paciencia hacia ti, veras que quizá ni medicina necesitabas, y tu cuerpo podra empezar a recuperarse poco a poco.

Solo debes tener paciencia, porque tu cuerpo necesitara ahora tiempo y amor para restablecer lo dañado. SI te angustias y desesperas no funcionara. Si te duele algo, bebe infusiones para calmar el dolor, y sigue cultivando la curación natural, tarde o temprano veras resultados sorprendentes.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,80 de máximo 5)
Loading...
14 Comentarios
  1. 26 agosto 2016
    • 26 agosto 2016
  2. 26 septiembre 2015
  3. 1 septiembre 2015
    • 5 septiembre 2015
  4. 8 agosto 2015
    • 9 agosto 2015
  5. 4 junio 2015
  6. 7 diciembre 2014
    • 11 diciembre 2014
  7. 2 octubre 2014
  8. 5 septiembre 2014
  9. 20 agosto 2014
    • 27 agosto 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR