El Amor de tu Vida, tu Alma Gemela: ¿existe?

Si estas en búsqueda del amor de tu vida, tu alma gemela, y sientes que este no ha llegado, o que llegó alguna vez pero las cosas han cambiado, y te vuelves a sentir solo, abandonado o sin sentido, como que nada te llena, es un buen momento que puedes aprovechar para hacer crecer algo grandioso en tu vida, y poder atraer a tu realidad todo eso que quieres en una persona, o que no has logrado ver, encontrar o disfrutar en la que tienes junto.El amor de tu vida, tu alma gemela

Buscar el amor solo significa una cosa: que no lo tienes. Nadie busca lo que si tiene. Ahora bien. Si observas con objetividad tu vida, quizá puedas ver que hasta ahora has vivido con una actitud de carencia, es decir, como que, a final de cuentas, nada te llena, por lo que has intentado llenarte de muchas cosas allá afuera, las cuales a final de cuentas te acaban por hacerte sentir insatisfecho y con esa sensación de que “algo más te falta”.

Y es muy probable que durante este tiempo hayas estado con la ilusión, con el deseo o la esperanza, buscando entre muchas personas la indicada, o tratando de conquistar a una en especial, quizá has probado en muchas relaciones, y hasta has quizá aguantado incluso cosas que no te gustan o ya no te hacen feliz, tan sólo por no quedarte solo, por no parecer que no has tenido éxito, o por costumbre. Y quizá pensaste que eso era el amor, la costumbre, hasta que te empezaste a sentir nuevamente ese “vacío”.

Ahora imagina: si buscas el amor y no lo tienes, quizá te pongas muy alegre y entusiasta el día que de repente llegue esa persona “ideal” a tu vida, y te mire y corresponda. Imagina se momento, te gusta tanto y tiene todo eso que buscabas, es como traída de un sueño, así la soñabas, así la esperabas, o al menos se acerca mucho a lo que querías. Todo parece brillar y el sol sale justo cuando piensas en sus profundos ojos, en su cabello, en todas esas cualidades tan admirables que tiene. De repente el cuarto oscuro se ilumina y la caída se detiene, el futuro cambia de ruta, ha llegado alguien con quien estar, alguien que te lleva a sentir cosas que nunca has sentido.

Así que, si el amor es correspondido, todo parece ir de maravilla. Pero ¿qué sucede cuando el amor no es correspondido, o te dejan sin motivo? ¿Qué sucede cuando de repente empieza todo a volverse rutinario y ordinario, y la persona que amabas ya no tiene lo que esperabas encontrar, y te empiezas a sentir “desconectado”? ¿Qué pasa cuando parece que por más personas que llegan a tu vida, ninguna te satisface o logra consolidar una relación profunda contigo?

Es entonces que vuelves a buscar el amor. O también puede ser que, si has quedado muy herido o dolido, por el contrario, cierres tu corazón y te deprimas, y pienses que el amor no existe, y quizá no quieras volver a comprometerte con nadie más y cosas así, y trates por todos los medios de evadir ese dolor que te persigue.

Así que cuando tienes a alguien todo va bien, pero cuando no lo tienes, o cuando empieza la desconexión, la separación, viene el dolor. Y nada parece complacerte. Observa bien: El dolor es la falta de amor. El dolor es una señal de carencia. Si, de carencia. Y lo sentimos con más fuerza cuando estamos dependiendo de alguien o algo para sentirnos plenos.

El amor de tu vida, tu alma gemela, no tiene que ver con dependencia

La dependencia provoca que uno, tarde o temprano, se sienta solo, incomprendido, vacío o insatisfecho. Frustrado. Depender de alguien o algo para consolidar la propia felicidad significa que uno requiere ya sea una cualidad, actitud o forma de pensar de la persona en cuestión para sentirse bien.

Un amor en tu vida es diferente al amor de tu vida. El amor en tu vida son todas esas personas que te han movido el corazon y te han hecho pensar, crecer, entender la vida de una nueva forma, que te han acompañado a entenderte tu mismo y te han provocado dolor, frustración, etc., pero que has sentido te ayudaron a crecer.

El amor en tu vida, sin embargo, podría seguir siendo solo dependencia. Por ejemplo:

Si tu vida carece de diversión, de aventura, y de repente encuentras a alguien que te divierte, que le pone “emoción” a tu vida, te sentirás muy contento compartiendo esto. ¿Qué pasa si lo pierdes y no has aprendido a dártelo tu mismo? Te duele. Porque es algo que no tienes.

Lo mismo sucede cuando encuentras a alguien que te escucha, que te dice cuan maravilloso o maravillosa eres, que te hace crecer porque te hace verte a ti mismo, y entonces te sientes tan bien, sientes que “te llena”, porque te da ese “algo” que quizá no tengas, o no te lo has aprendido a dar. Puede ser que le de a tu vida belleza (porque sientes no la tienes) o inteligencia, sociabilidad, etc. Y bueno. ¿Qué pasara si lo pierdes y aun hay necesidad de todo esto? Dolerá.

Es lo que pasa en esas relaciones que parecen tormentosas, donde hay seguidas discusiones y pleitos, a veces hasta violencia, y ahí está uno. ¿Qué hace uno en este tipo de relaciones si no son ideales? Interactuando con uno mismo. Una forma de aprender de uno mismo es por medio de los demás, sobre todo, de la pareja. Porque a la pareja la sentimos “nuestra”, y de alguna forma creemos que podemos pedirle y exigirle lo que más nos falta “Tu eres quien debe de darme, comprenderme, hacerme sentir valioso, o no era eso ser una pareja?” Y bueno. Cuando no nos lo da, entonces de nuevo, viene el dolor, la frustración.

Ahora bien. Hay quienes gustan de la conquista, de esa adrenalina especial del éxito de tener algo que les represente un esfuerzo, un esfuerzo mediante el cual ellos puedan ver que tan hábiles, ingeniosos, valiosos o grandiosos son.

Así que se esfuerzan por enamorar a alguien, alguien difícil, digamos, pero lleno de lo que para ellos son las cualidades que sienten no tienen. Asi que se enamoran y lo sienten con fuerza en el corazón, y juran que es el amor de su vida. Así que hacen de todo por conquistarle, pero cuando al fin lo logran, podría ser que este amor comience a menguar poco a poco, todo empezó como un cuento de hadas pero con el tiempo se va apagando esa fuerte atracción de estar con el otro, o se convierte en rutina, ya no llena como antes. ¿Qué pasó? Que se acabo la conquista. Y si la persona tiene cierta adicción a la adrenalina del éxito, de la conquista, quizá busque otra pareja que conquistar, si antes no aprende lo que es realmente encontrar el amor de su vida.

Y bueno… ¿Te gustaria saber cómo encontrar y atraer el amor de tu vida?

Sigue este enlace: Encontrar el amor de tu vida

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Loading...
7 Comentarios
  1. 12 junio 2015
  2. 7 abril 2015
  3. 20 enero 2015
  4. 6 agosto 2014
  5. 13 julio 2014
  6. 13 julio 2014
  7. 7 julio 2014

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR