Activa tu propia Química Curativa y entrena tu mente y tu poder para sanar

¿Qué es en realidad el cáncer, la gastritis, la artritis, las enfermedades de piel, pulmón, corazón, intestinos, etc.? Son sólo quimica en tu cuerpo. Son sólo quimica.Activa tu propia Química Curativa y entrena tu mente y tu poder para sanar

Tu Quimica Curativa. Es el término que vamos a usar para empezar a entrenar el poder de tu mente. Los seres humanos tenemos la capacidad de sanar nuestros cuerpos e incluso poder ayudar a sanar a los demás, a los animales, las plantas, etc. Tenemos este talento desde que nacimos, pero no se nos enseña a desarrollarlo ni a entrenarlo.

El nuevo camino: activar tu quimica cerebral

Para activar este poder y empezar a dejar atrás las formas tradicionales o convencionales para curarnos, sin duda se requiere tener una actitud de exploración hacia nuevos caminos. Cuando no exploramos o nos dejamos llevar poco a poco hacia lo nuevo, entonces nos estaremos encontrando con los mismos resultados o incluso más limitados o carentes.

¿Listo para empezar?

Así que si estás listo para empezar un entrenamiento de tu poder curativo, lo primero que necesitas saber son tres cosas:

  1. Que la enfermedad no es nunca un problema ni nada “malo”. Es sólo el efecto de una causa. Y esa causa es la química que tu cuerpo esta generando. La enfermedad es un camino para fortalecer nuestra confianza, amor por nosotros y sobre todo nuestro poder, es decir, el poder de hacer reacciones nuevas y medicinales en nuestro cerebro.
  2. Hay que entender que el cuerpo es una esponja que absorbe de nosotros la química que enviamos cada dia. Y lo que provoca la enfermedad es un cúmulo de reacciones en tu cerebro que empiezan a circular por tu cuerpo y se van manifestando.
  3. Para curar el cuerpo, hay que simplemente cambiar la química de tu cerebro, y la que se pone en circulación todos los días en el. Tu cerebro elabora cantidad de reacciones diariamente. Unas no son voluntarias, como la química de la digestión o la del páncreas y otras funciones. Pero hay una química que tu si puedes influir y sobre la cual tienes voluntad, es básica y fundamental para que el cuerpo funcione de forma óptima y grandiosa: la química de lo que sientes y piensas. Tus pensamientos provocan quimica todo el tiempo.

Tu propia química Curativa

Para activar tu propia química curativa necesitas un laboratorio muy especial, extraordinario. Pero no te preocupes que no cuesta nada y lo has traido pegado encima de tus hombros todo este tiempo: se llama cerebro. Tu cerebro un lugar mágico que tiene una capacidad asombrosa para elaborar prácticamente cualquier sustancia, líquido o elixir que necesites para crear cosas que necesites o quieras y para sanar o rejuvenecer el cuerpo, si le das los elementos necesarios para hacerlo.

Sin embargo, cuando has estado tomando muchos medicamentos, la capacidad del cerebro para elaborarlos se empieza a volver floja, pues los estas tomando de afuera. Tu cerebro dice: “¿Y para qué trabajar si ya me lo dan de afuera?” Asi que aplica la ley del menor esfuerzo y se duerme. ,Y la capacidad o poder que tiene para sanarse a si mismo se desactiva o debilita. Musculo que no se fortalece se atrofia. Luego, necesitas mas medicamento, porque el cerebro está débil para hacerlos y por eso a veces la enfermedad se agrava, y se necesita más medicina.

Por eso es tan importante siempre que se pueda empezar con las terapias naturales antes de correr al botiquín por un medicamento, y no dejar de tajo las medicinas antes de que se entrene bien tu cerebro para que el las elabore por si mismo.

Las terapias naturales, las plantas, los tes, la comida, también es química, y ayuda al cerebro a estimular su propia química para elaborar lo que se necesita para sanar. Haz un esfuerzo por empezar a cambiar tu rutina de curación y sigue lo más natural.

Por eso, si se esta enfermo de lo que sea, yo sugiero siempre la dieta natural, los tes y el alimento como medicina, porque es una forma de empezar a activar las funciones medicinales del cerebro, y este se hace fuerte y resistente incluso a las enfermedades, es decir, se fortalece y activa su poder curativo.

Además de la química del alimento que ayuda a generar líquidos medicinales en tu cerebro, te sugiero entonces empieces a darle más fuerza a tu entrenamiento mediante el trabajo de la forma en cómo ves la vida.

Química en tus reacciones

La forma en cómo vez la vida es el resultado de la forma en cómo te han enseñado, en cómo has vivido y concluido con tu razonamiento las experiencias. Pero… ¿Sabías que cada vez que reaccionas ante algo, es que justamente hay una reacción química equivalente que se elabora en tu cerebro? Es decir, que si reaccionas con disgusto, con miedo, con preocupación, eso solo tiene una reacción equivalente en tu cerebro.

Las emociones son sólo reacciones bioquímicas que viajan por tu cuerpo. Cuando esta química no es óptima, entonces empezara poco a poco a enfermar el cuerpo. Por ejemplo: la química del enojo o del miedo tienen ciertos elementos que pueden dañar ciertos órganos o sistemas como el hígado, la piel, los intestinos, las articulaciones, etc. Las dosis del líquido del enojo pueden provocar elementos nocivos que van estropeando y debilitando tus sistemas.

Ahora bien. Eso no significa, ojo, que no tienes que enojarte. ¡Claro que no! Puedes enojarte cuando así lo sientes y ser muy espontaneo, pues… Como se trabaja en un laboratorio, si no es con reacciones? Si evades, maquillas o disfrazas el enojo, entonces no tendrás claro los elementos con los cuales tienes que trabajar.

Trabaja con los elementos en tu vida

Imagina que la persona que te enoja es un elemento químico y tu otro. Cuando “chocan” o se enfadan, irritan, etc., es porque los dos lo provocan. No puede ser que sólo el otro elemento (la otra persona) provoque una reacción. Ambos elementos lo hacen.

Ahora bien. Cuando la reacción es intensa, es que los elementos son muy, digamos inflexibles ante el otro elemento. Entre más inflexible es un elemento (la persona), mas fuerte será su reacción ante el otro elemento, y más intesno lo sentira.

Así que, cuando te enojes con “otro elemento”, no debes aguantarte la reacción porque esto sería ser hipócrita o sumiso. Debes permitirte la reacción sin juicio y “explotar” hasta donde te guste. Claro, yo te sugiero no sea muy cerca del otro elemento por tu seguridad y la del otro, aléjate mejor un poco y has tu explosión o regadero de emoción en un lugar a solas para que los desastres sean los menores, porque si no podría haber en verdad un choque fuerte, o una explosión nada conveniente pues podría dañar ambos elementos.

Luego de hacer explosión, no necesitas ver todos los defectos o inflexibilidades del otro elemento. Lo que necesitas sin duda es ver los elementos en ti que están provocando este choque.

No cambies al hidrógeno… cambia tu

Recuerda que estamos trabajando para activar tu poder curativo, así que no necesitas ir a cambiar al otro “elemento” para tu estar bien, porque eso sería como querer cambiar una molécula de hidrógeno para que el oxigeno (tu) no reacciones más ante otros hidrógenos. En cuanto te encuentres de nuevo con un par de dichosos hidrógenos más, te harás mas que agua… y volverás a reaccionar.

Así que vamos a empezar nuestro entrenamiento apuntando que cosas te hacen reaccionar en tu vida, pues esos son los elementos con los que hay que trabajar para empezar a hacer circular química medicinal y mágica en tu cuerpo.

¿Te hace saltar la indiferencia? ¿No te gusta cómo te hablan los demás? ¿Eres muy sensible ante el rechazo o la aceptación ajena? ¿Tienes miedo a que suceda algo? Obsérvate muy bien y apunta todo esto en un cuaderno especial.

Sé el elemento que quieres ser y deja a los otros elementos con sus reacciones y “explosiones quimicas”, pues tienen derecho a serlo y sentirlo. Concéntrate en tus elementos reactivos  y empezaras a activar una poderosa quimica medicinal.

Si deseas seguir este tema, busca los artículos de seguimiento en esta página.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,43 de máximo 5)
Loading...
35 Comentarios
  1. 3 diciembre 2015
    • 4 diciembre 2015
      • 5 diciembre 2015
  2. 4 noviembre 2015
    • 6 noviembre 2015
  3. 30 octubre 2015
    • 30 octubre 2015
      • 31 octubre 2015
      • 3 noviembre 2015
      • 3 noviembre 2015
      • 31 octubre 2015
      • 3 noviembre 2015
      • 31 octubre 2015
      • 3 noviembre 2015
      • 6 noviembre 2015
      • 3 noviembre 2015
      • 6 noviembre 2015
    • 4 diciembre 2015
  4. 19 octubre 2015
    • 20 octubre 2015
      • 21 octubre 2015
      • 23 octubre 2015
      • 23 octubre 2015
      • 26 octubre 2015
  5. 18 octubre 2015
    • 18 octubre 2015
  6. 12 octubre 2015
  7. 9 octubre 2015
  8. 8 octubre 2015
    • 9 octubre 2015
  9. 5 octubre 2015
    • 8 octubre 2015
      • 14 octubre 2015
  10. 3 octubre 2015
  11. 27 septiembre 2015

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR